Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

sábado, 30 de enero de 2010

Poesía: Pedro García Escalante,


POESÍA DE HUACAPAMPA

PEDRO GARCÍA ESCALANTE “EL BÚHO”

Los siguientes apuntes sobre nuestro poeta huacapampeño han sido recogidos por su sobrino Rubil García.
El “Búho” nació en Huacapampa (hoy distrito de José Gálvez), Celendín, en 1886 y falleció en 1978.
Fundó y dirigió los periódicos: “El cometa”, “Progreso”, “El timbre”, “El tímelo”.
Su producción literaria permanece inédita, sólo publicó algunos poemas en revistas y folletos de la época.
Novelas: Venenos de amor, El palacio de los cuatro vientos, El Alphagénesis (Apuntes históricos mundiales).
Poesía: Peruandinas, Lira del Ande.

Aquí una muestra de su poesía:

-->
Nadie me conoce, ni conozco a nadie,

vivo en el silencio de los azules del Ande,

y aquel que quiera diversificar mis versos

primero que los pese en una balanza justa.


Canto porque todo el mundo canta,

ya con bellos ritmos o desacompasados,

canta la lluvia, cantan las aves, canta el viento

¿por qué no puedo cantar yo?


Soy el ave inquieta, triste y solitaria

de mi nadie sabe si alguien me acompaña

huyo del mundo que da pompa y fiesta

y pretensión alguna no es lo que exalta.

La Casa del Búho

Por Rubil Osiris García*



Bajo el cielo azul, claro y hermoso de mi Huacapampa querido, al regazo de la bella y legendaria loma de Guasminorco (Huasminorco), de donde se domina el horizonte, se tiende el pueblo con sus escasas calles rectas. Allí está la casa de mi abuelo, pero ya no es como antaño, porque ya no existen los abuelos que le dieron expresión y vida, desde que desaparecieron la casa está desierta, guardando como cofre de adobe, sus habitaciones cerradas, en ángulo recto, la sala con su puerta y ventanas frente al sol, contiguas al dormitorio. La habitación restante perpendicular formando el comedor y la cocina. Aquí mi abuela Luzmila nos enseñó a rezar los misterios del Santo Rosario. En las mañanas al comenzar el día el sol ungía de amarillo el patio; y, al abrir la puerta de la cocina en pos del desayuno una sonaja de cuyes sacudía el lugar reclamando yerba y agashules para después quedarse en un silencio sepulcral. Ahora la casa está muerta, tétrica y vacía por el hacha letal de sus descendientes. Ya no existe la palmera que crecía en el huerto principal, al borde del patio. Recuerdo cuando niño, la palmera se erguía, ufana y altanera orgullosa de no tener rival. Bajo sus sombras solía jugar, de niño, con mis hermanos y primos.

Su tronco parecía un florero esmaltado con pecíolo de plata y rubí, sus hojas largas como flechas flexibles al viento, nos brindaban sombra protegiéndonos del sol y nos amparaban de las torrenciales lluvias, si nos hallábamos al pie de su copa. No había casa que con ella se podía comparar; con su palmera que se mecía graciosa y galante recreando su pueblo y a sus hadas. Bajo sus sombras solía El Búho escribir sus versos en sus laureles de invierno, en su silla tallada en cuero inhalando el perfume del jardín.

De los pretiles, las tupidas campanillas blancas y moradas, con sus tallos retorcidos como venas, escalaban pilares abriendo sus corolas encendidas como sutiles mariposas fragantes y primorosas. La higuera al borde del patio, nos ofrecía sus ricos frutos con su gotita de miel.

En las mañanas al despertar el día, se levantaba el sol por el oriente con su cabeza redonda como un niño travieso enamorado de las azucenas y las rosas; y, enjambres de mariposas de cien colores, jugueteaban por todas partes, por el jardín, por el patio, por los prados, y ese lindo picaflor, cotejaba y confundía su plumaje con una y otra flor al perderse en forma zigzagueante en el espacio aéreo.

Al frente de la casa había una chacra, allí mis abuelos sembraban maíz, habas, papas, para el consumo de la casa. Los animales pastaban en la chacra, las gallinas gozaban de la humedad del suelo y de la tibieza del sol ni se; volvían al patio cuando querían grano, comían y nuevamente salían hasta la hora de dormir. Se les conocía por su color: flor de habas, la negra, la colorada, la blanca,..

Los gallos junto a las gallinas siempre orgullosos y soberbios paseándose en le patio como dueños de casa. El caballo y la vaca colorada pensativos con sus ojos negros azabaches en sus sesteros al fondo del corral.

Ahora en esta casa de los recuerdos sólo existen muros yertos y telarañas que año tras año van abriendo las paredes, los aleros y maderas de los dinteles.

De las abrazaderas de los pilares, pendían sogas de cuero cabalgadas con guayungas de maíz dispuesto para la cancha, y al fondo del alar había un horno con su seno curvado su urna reluciente que nos brindaba el cotidiano pan sonriendo con ironía junto a las palas y hurguneros.

A este bendito lar llegaban visitas de todas partes, humildes, pudientes, frailes y magistrados, profesores, artistas, en busca de alguna información; es decir, sin temor a dudas El Búho, seudónimo de Pedro A. García Escalante. Era un hombre genial, extraordinario, gran maestro, ponderado y de espíritu culto y cordialmente humano, epónimo de su pueblo.

Aquí en esta casa de remembranzas vivió los últimos años de su vida, con cierto olor a olvido, como mueren muchos hombres de erudición.

Ahora todos estamos dispersos sólo queriéndonos encontrar, añorando su grandeza.

Mientras tanto junto a la puerta vieja de la cocina, debajo del gallinero, veo una flor de malva que resalta primorosa y fragante con su corola encendida entre las piedras del pretil.

Soledad, silencio... soledad de hielo, silencio de muerte que nos transporta a llorar a otro mundo.

(Tomado del blog amigo http://huasminorco.blogspot.com/ y editado por Chungo y batán) 

* Rubil Osiris García, nació en el distrito de José Gálvez. Estudió secundaria en el Colegio Nacional “Javier Prado” (IE “Cortegana”). Prosiguió su formación en el Instituto Pedagógico de Celendín, donde obtuvo el título de profesor de Educación Primaria. Es descendiente directo de don Pedro García Escalante, “El Búho.”
Actualmente reside en Lima.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger