Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

miércoles, 21 de junio de 2017

Narrativa: Entre pecados y rezos (Cuento)

Por Palujo.

QUE EL SANTO AGRICULTOR muchas veces ha bajado   de   su   altar, ya todos lo sabemos.  Bastaría   con   agudizar los oídos en los velorios, para poder comprobarlo; allí se podrán escuchar sucesos increíbles que hasta parecieran, pecaminosos. Hay quienes afirman, como los que juegan naipes en las noches, que nuestro venerado agricultor milagroso y el Toñito de las pencas, arman tremendas jaranas cuando visitan la cueva de la virgen patrona de un vecino distrito, acompañándose además por la dulce virgen del Caramelo, santa patrona de la provincia.

Otros, los más trasnochadores y audaces, aseguran que sonámbulas devotas, luego de adormilar a sus maridos con poderosos somníferos, ingresan en las madrugadas a la iglesia y aunque no saben la hora en que salen, dicen que al aclarar el día, los feligreses, ya en la primera misa de las seis de la mañana, observan sorprendidos que el Santo amanece pálido, ojeroso, con la ropa desaliñada y el pelo todo revuelto.  

En la tarde, cuando subrepticiamente preguntan a las sonámbulas; éstas, por supuesto, como les pasa a los borrachos malcriados cuando ya están sobrios, dicen no acordarse nada. Bueno; eso, cuando no había curita en el pueblo; porque desde que el   Episcopado   envió uno, ya nadie señala al santo del arado y los bueyes.

Pero la historia que más se acerca a la verdad, es la que ha dejado testigos y de la que no cabe ninguna duda; como diría don Tulio Boreira “si quieren pregúntele a mi compadrito Samuel”, cuando este viejito, había estirado la pata hace más de veinte años.

Una semana antes, los brujos, dos forasteros que vivían ya muchos años en el pueblo, habían anunciado lo que ocurriría. Como era de esperarse, todos se burlaron de ellos e incluso casi los sacan en burro; en especial a la bruja Tarcila que era la más mala y la que —dicen— se convertía, del cuello para abajo, en pava negra que pesadamente volaba por las noches.

El viejo Crisóstomo, que tenía su casita de paja al comienzo del ascenso al cerro Lanchapata,  bordeando  la   quebrada  de   la  Quintilla,   dijo  que   los  vio  pasar volando sobre dos escobas de chamisa, de esas con que nuestras abuelas limpiaban sus hornos para hornear el pan. El anciano juró, rejuró y perjuró pero nadie creyó en sus palabras y ese mismo día murió. Su cuerpo fue encontrado negro, carbonizado y sólo sus ojos permanecían blancos e intactos, pero desorbitados, como si los brujos hubiesen querido demostrar su poder para que, en otra oportunidad, no abriesen la boca los que vieran semejantes pájaros voladores.

 Ni Tarcila la bruja, ni el brujo Edmundo explicaron por qué Satanás subiría de los infiernos al pueblo. Lo único que dijeron, gritando desde la acequia madre, es   que   Satán   lo   tomaría   el día menos pensado; luego desaparecieron. La rara muerte del viejo Crisóstomo, antes que se cumpliera la amenaza de los brujos, no fue la única desgracia que tuvo que soportar el pueblo.  Un anciano que  fue  a  cortar  un eucalipto  para  tener  leña resultó  muerto, aplastado por el  pesado árbol. Don Alcibíades Sánchez fue sepultado por un “cerro” de arena cuando trabajaba por el Oratorio, cincuenta metros arriba del cementerio. De “Oxford”, atravesado sobre la montura de una mula, trajeron a un policía que se había suicidado en un arrebato de desamor. Varios malos hijos dieron muerte a su propio hermano por un miserable plato de lentejas o un pedazo de tierra, herencia de su padre.

Así podríamos enumerar muchas   muertes a cual más extrañas; pero, creo, que   con éstas bastan para formarnos una idea del ambiente de angustia y desesperación en que se encontraban los habitantes de nuestro pequeño distrito.  Todos desconfiaban de todos, y el curita en cada una de las misas de difuntos de cuerpo presente que tuvo que oficiar, había invocado a los asistentes a caminar por el sendero del bien, a cumplir con los mandamientos de la Ley de Dios; porque, dijo, había advertido en la mayoría de los pobladores un desprecio por el prójimo, un desprecio por el sufrimiento de los más humildes, de los que padecen hambre y miseria; burlándose año tras año de ellos, al celebrar las fiestas “religiosas” despilfarrando miles de dólares en castillos y corridas de toros, sin darse cuenta que el verdadero pueblo ya no goza de estos espectáculos estériles, porque en su famélico estómago hace estragos el hambre y por su cerebro revolotea un futuro incierto.

¡Cambiad hermanos míos!, invocaba el párroco, ¡no se dejen tentar por el demonio! Pero el pueblo, como siempre, después de las misas, olvidaba todo, a pesar de las advertencias de los brujos, del clamor del curita y de las continuas y trágicas muertes. El único que no desviaba su camino y andaba con el corazón en la mano y con los sentidos siempre alerta, era el sacerdote; porque estaba seguro que los últimos sucesos no eran simples coincidencias.

No  pasaron muchos  días hasta  que el  preocupado hombre de la iglesia, al medio día de un viernes de sol, descubriera al demonio: lo delataron sus huidizos ojos,   su   cuchichear   permanente   con   las   gentes,   su   actitud   corruptora   y divisionista de enfrentar, vía chismes y el dinero sucio, un barrio contra otro, una familia contra otra, un hermano contra otro y hasta un amigo contra otro. Se miraron por unos segundos y Satán ya no pudo por más tiempo ocultar su careta de buen vecino. El curita, con rapidez increíble, tomó en sus manos el crucifijo de madera que llevaba colgado en el pecho. Satanás con sus ojos llenos de odio soltó una estentórea carcajada y gritó:

—¡Ahora que sabes quién soy anda ve y arrodíllate ante tu Dios y dile que acá en éste pueblo el que manda soy yo, ¡… nada ni nadie podrá oponerse a mis deseos!

Las fuertes carcajadas de Satanás se retumbaron con eco por todo el pueblo. Una especie de energía   eléctrica   sacudió   las   columnas   vertebrales   de   los poblanos, poniéndoles la piel como el pellejo de gallina y, cuando llegaron todos corriendo a la plaza mayor, quedáronse boquiabiertos. Satán… era el alcalde del pueblo y llevaba puesto un impecable terno azul noche y su cabeza, que antes era la cabeza de un hombre de bondadosa apariencia, se transformó en una masa de color rojo con ojos, nariz y boca deformes que se movía en círculos y que miraba a los cuatro costados, sin dejar de reír a carcajadas, sacando de rato en rato una finísima lengua rodeada por largas llamaradas de fuego y humo negro y pestilente que brotaba por lo que antes fue su nariz.

Por un momento reinó un silencio desesperante, para dar paso a ensordecedores   conjuros, maldiciones y condenas de  Satán; mientras con sus garras, que en fracciones de segundos brotaron de sus dedos, arrancaba su saco convirtiéndolo en una capa roja para después agitarla con dirección al párroco que se encontraba en la vereda, sobre las gradas de la puerta principal de la iglesia. Luego se produjo un remolino que elevaba y bajaba al curita, haciéndolo rebotar cual pelota de jebe contra el suelo.  Las maldiciones y los conjuros   también hicieron su efecto paralizando a todas las personas que asustados miraban de las esquinas de la plaza. Hombres, mujeres y niños quedaron convertidos en estatuas en posiciones diversas y, aunque veían y escuchaban todo lo que sucedía, no podían mover un  solo dedo para auxiliar al buen pastor de su pueblo. No obstante, el curita, orando, muy concentrado, logró detenerse y levantar la cabeza   sin soltar, ni   por   un segundo, el crucifijo de la mano.

— ¡Atrás rey de los infiernos, Dios todopoderoso te lo ordena! —exclamó con la cara temerosa y compungida.

Satán, con más fuerza que la primera vez, movió la capa roja y la luz del día se tornó en lo más oscuro de la noche, siendo el demonio el único que brillaba como fierro caldeado, el único que saltaba entre risas y carcajadas de banca en banca.

—¡Yo  te  puedo  hacer  el  hombre  más  rico  y  poderoso  del universo —gritó de repente—, pero si te arrodillas, si me respetas y entregas tu alma!

—¡Calla maldito y lárgate de mi pueblo santo! —respondió el cura haciendo un esfuerzo extraordinario. Otra vez la manta roja se puso en movimiento y el ventarrón volvió más fuerte, llevando como una insignificante hojita seca al párroco, golpeándolo una y otra vez contra el portón de la iglesia, hasta que soltó el crucifijo y cayó sangrante sobre el frío cemento.

Satán  saltó,  mejor dicho  voló, desde   la  pileta  de  la  plaza  hasta  donde  se hallaba el cura y se dispuso a cortarle el cuello con sus filudas garras de hocino. El párroco lo miraba indefenso, resignado a morir sin poder salvar a su pueblo, sin poder salvarse ni siquiera el mismo. Cuando, de pronto, el portón de la iglesia se abrió de par en par y del fondo de la casa santa, una luz blanca y poderosísima   iluminó el ambiente y en medio de ella apareció el Santo agricultor con los brazos levantados y mirando al cielo, sin dar  mayor importancia al demonio.

Satán temblando salió disparado, como si hubiese recibido una fortísima patada en el trasero. Se escuchó después un alarido estremecedor que se perdió por entre los cerros, repitiéndose una y otra vez como un eco interminable. Los   habitantes y el curita quedaron atontados y el Santo, luego de mirarlos con ternura y cariño, ¡zaaasss!, como por ensalmo, les hizo olvidar todo, todo para que no sufrieran con ese recuerdo. Es  por eso que la gente hoy camina despreocupada, como antes, entre rezos y pecados, entre pecados y rezos.

¡¡¡ Ja,ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, j aja, ja, ja, ja ja…!!!

GLOSARIO:

(3) Coquear.- Masticar coca.

(4) Curita.- Párroco.

Publicado en la revista El Labrador 2017.

domingo, 18 de junio de 2017

Conciencia Crítica: Suplemento Literario ¡LOS APUROS DE DIOS…¡ (*)

Por Mario Peláez

“Dios Todopoderoso y Misericordioso”, se lee en el primer folio encontrado en el sótano de la Antigua Basílica de San Pedro, entre cientos de otros folios refundidos en baúles de color negro con incrustaciones de pequeños crucifijos de plata, pero que el tiempo, las filtraciones de agua y la oscuridad hacen penosa la lectura. No se conoce como fueron a dar allí explicaba el Abad Bonifacio a los monjes– son documentos que explican el acontecimiento que pudo cambiar el curso del catolicismo, a Dios gracias no prosperó –el Abad hace una cruz en el aire como gratitud, y continúa con voz engolada –el Papa San Inocencio y Sor Juliana, cada uno por su cuenta, se anunciaban a las puertas del cielo con su mejor acopio de oraciones, con socorrido catecismo y doloroso recogimiento. El y ella suplicaban a Dios atender su ruego. 

Los monjes extasiados con la voz de tenor del Abad Bonifacio que hacia levitar la cruz pectoral, estampaban sus miradas en el infinito, como queriendo reconstruir el instante en que Dios con ondas gravitacionales tejía el universo, galaxia tras galaxia con soles y lunas multicolores y nubes como espejo. Propiamente hervía la imaginación de los monjes. Trance que aprovecho el Abad para ratificar que tanto Sor Juliana, Superiora de la Congregación “María, Madre Mía”, como el Papa San Inocencio se dirigían a Dios con su respectiva corte de santos y santas, más un ejército de ángeles y arcángeles, no sea que Lucifer enrede los ruegos con cacofonías y zumbidos.

Siglos después de aquella revelación del Abad Bonifacio precisó el historiador Vito Capurro se conocieron otros hechos. No está de más recordar que el Abad fue encontrado muerto gozando de plena salud. Con estos folios –con el índice el historiados señalo su cartapacio- se puede afirmar que efectivamente la controversia antagónica entre Sor Juana y el Papa San Inocencio fue cruenta y sin tregua. Se estima que así latieron los corazones cristianos durante veinte años. Suceso más importante que los liderados por Lutero y Calvino en torno a la Reforma Protestante. Lamentablemente los otros folios –el historiador levantó la voz- siguen bajo cien llaves en las cajas fuertes de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a las que solo el Papa tiene acceso.

Esto significa que nunca se conocerán los hechos en su integridad- preguntó audazmente el novicio Jeremías con voz temblorosa. Los novicios le dirigieron la mirada, pero él no se inmutó y pensó que todo dependerá de la voluntad de Dios. Que nada escapa a su sabiduría, que hasta puede hacer que el vaso de agua pueda caer hacia arriba, como invirtiendo la gravedad.

Difícil predecir; aunque con los folios que vieron la luz de la modernidad ya se conoce la trama principal, se sabe los entretelones de la confrontación, sin embargo –continuó explicando al historiador con voz impostada que en los folios todavía cautivos estarían las listas, de las subastas de los pecados o venta de las indulgencias. Se afirma que los pecados mejor pagados eran los referidos a la pedofilia y al incesto. Aleluya por los lorardos que combatieron esta insana mística.

El historiador Vito Capurro hizo un alto para secarse la frente que perlaba de sudor y buscar en su portafolio la copia del folio sin número donde se registran preguntas comprometedoras, por ejemplo si llegará el día en que la humanidad se libere del pecado y de la culpa a despecho del Creador. Se afirma que estos escritos proceden de una cofradía agnóstica. El historiador Capurro cogió el folio cuatro y con suave voz leyó los ruegos de Sor Juliana, Superiora de la Congregación María Madre Mía:

“Mi Dios todopoderoso y misericordioso, infinito es mi amor, te ruego con incontenible humildad aceptes que sean tus hijas, quienes en adelante conduzcan tu iglesia. María, la Santísima Virgen María, madre tuya mi Dios, ilumina mi ruego. Son incontables los pecados cometidos por los varones, que enlodaron el pudor. En tus manos inmaculadas tienes a plenitud mi alma, mi Dios”.

En la sala se escuchó un coro de murmullos, pero también se dibujaron frescas sonrisas y todos besaron el crucifijo que llevaban en el pecho. El historiador empuñó entonces el folio quinto y con voz pujante leyó los ruegos del Papa San Inocencio:

“Señor mío todopoderoso y omnisciente, creador del universo. Tu hijo Jesucristo con la sabiduría que le otorgaste, supo escoger a varones como conductores de la iglesia. Te imploró mi Dios, mi Señor, me des más fuerza espiritual para no desmayar en el combate contra las impías que pretenden cambiar la sagrada senda de la santa iglesia. Seguro mi Dios que es satanás el inspirador, como sucedió con Eva en el Paraíso, cuyo extasiado rostro es la fuente del pecado, de la pasión desalmada”.

Seguramente ustedes lamentarán los apuros que puede estar pasando Dios e interrogándose sobre el veredicto –dijo el historiador a los concurrentes.

En efecto, en las profundidades de las mentes de unos asomaba impetuoso el rostro del Papa San Inocencio; pero en el de ellas se empinaba Sor Juliana.

Entonces sucedió algo extraño: se juntaron las tres voces, como una trenza, en el instante en que el historiador Vito Capurro leía el singular epitafio que dictó el Papa San Inocencio minutos antes de expirar, y que el Abad Bonifacio repetía a los monjes antes de la oración matutina:

“Con amorosa lealtad a Pedro. Santo Pedro. Siempre Pedro será. Que por los siglos de los siglos prevalecerá su odisea”.

Afuera acontecía otro hecho insólito, corrían afilados vientos que helaban los huesos, no obstante el caluroso verano; y muchos juran haber visto a Sor Juliana sutilmente direccionando los vientos. (Hasta el próximo domingo, amigo lector).

(*) Es pura coincidencia que en este celebrado y ruidoso día se publique el cuento

jueves, 15 de junio de 2017

LAS GOLONDRINAS por Eduardo Falu, Jorge Cafrune y Sergio Denis.

Eduardo Falu - Las golondrinas

Jorge Cafrune - Las golondrinas

Sergio Denis - Las golondrinas

Las golondrinas

¿Adónde te irás volando por esos cielos, 
brasita negra que lustra la claridad? 
Detrás de tu vuelo errante mis ojos gozan 
¡la inmensidad, la inmensidad! 

Veleros de las tormentas se van las nubes, 
en surcos de luz dorada se pone el sol; 
y como sílabas negras, las golondrinas... 
¡dicen adiós...dicen adiós...! 

Vuela, vuela, vuela, golondrina, 
vuelve del más allá. 
Vuelve desde el fondo de la vida 
sobre la luz, cruzando el mar... 
¡cruzando el mar! 

Un cielo de barriletes tiene la tarde; 
el viento en las arboledas cantando va 
y desandando los días mi pensamiento 
¡también se va, también se va...! 

Cuando los días se acorten junto a mi sombra 
y en mi alma caiga sangrando el atardecer, 
yo levantaré los ojos pidiendo al cielo 
¡volverte a ver, volverte a ver...!

domingo, 11 de junio de 2017

Narrativa: SANTOPIÑUÑO: Crónica sin tiempo, por Luis Humberto Chávez Silva - Clavittex.

Nuestro amigo Clavittex, adentrándose en sus recuerdos, nos regala esta tierna estampa que apuntala las costumbres y la identidad celendina...


SANTOPIÑUÑO

Crónica sin tiempo

Todavía era bien chico cuando, una tarde de hace muchos años, escuché unos gritos ¡UUUHHH!!... ¡UUUHHH!!... como de los toros, ¿no pue? Estaba yo jugando en la puerta de mi casa, de pronto: ¡WISHHH PUMMM!... ¡WISHHH PUMMM!... por la calle Gálvez bajaba harta gente. Entre la densa humareda del incienso, se notaba apenas, en andas, una pequeña imagen. Dos cabezas con cachos y refulgentes ojos daban vueltas por arriba y por abajo, entre la bulla y el alboroto…

Sin saber qué hacer, das das me metí pa dentro y… ¡PLUMMM!... cerrando la puerta corrí por el zaguán hasta el empredrado patio:

-¡Cabo!...¡Cabito!...-Llamé a mi Javo-. ¡Ee… eshe me shuta!... ¡qué será, qué será!... pasaron cantando, bailando y ¡WISHHH!... ¡PUMM!... ¡WISHHH!... ¡PUMM!, los cuentes –agregué muy asustau.

–No, no tenga miedo mi niño, mi Javito –apaciguó el abuelo mientras con paternal cariño me alzó a sus hombros–. ¡Vamos!... ¡Vamos a ver cholito!... ¿Sí? …

A la carrera apuramos cortando en chaquiñán, de frente por la “Dos de Mayo”.
En la plaza mayor ya se apretujaba la gente amontonada, esperando a las danzas con todos sus santos.

Desde lejos mis licuadas emociones crecían más y más; como desesperando, creyendo que nunca íbamos a poder llegar, ansioso taloneé los ijares de mi corcel…

–¡Rápido!... ¡más rápido Cabo, que se nos escapan¡…

Los redondos ojos de espejo de los monigotes, reflejaban sus brillos dorados en las blancas paredes de las altas casas enloqueciendo mucho más el loco loquerío.

Con el corazón agitado, más asustau pero protegido con la fortaleza de mi abuelo; recién pude darme perfecta cuenta de cómo eran esos fantásticos seres “mita-mita”: mitad toro, mitad hombre, arriba y abajo (Mmmm).

¡UUUHHH!...¡UUUHHH!...¡UUUHHH!...

La escuálida y pintarrajeada vieja corría atolondrada tras los escurridizos animales que se le escapaban, ora por acá, ora por allá.

–¡TESA!!!... ¡TESA, TORO!!.. –Aullaba con atiplada voz de falcete.

–¡ABRISHE!... ¡ABRISHE!...¡ABRISHEEEEEEE!... –con ira, el viejo reventaba su rebenque sacándole chispas al duro suelo; anchando el cerrado círculo de espectadores, insuflando aire al ordenado ritmo coreográfico de los danzantes que suda, suda, sin cansancio, bailaban con sublime arte, arrancando emotivos aplausos de los boquiabiertos admiradores: ¡OHHH!!!...

Todo estaba matemáticamente calculado, emparejado con el compás infrigido al golpe de la caja de cuero con madera hormada y la melodía ancestral que con maestría lograba arrancar el anciano músico de la antigua flauta de tibia humana y que el travieso viento regalaba por doquier.

¡UUUHHH!!!... ¡UUUHHH!!!... ¡UUUHHH!!!... mugían los toros en sostenido desafío de guerra, queriendo pelear, no sé por qué.

Los danzantes bailaban y bailaban cada vez con mayor intensidad y devoción a prueba de todo.

Los cachos de los toros y las cachipolvoras ya vacíos, pasaban rosando mi pequeña nariz. Desorbitadamente abiertos, mis ojos blanqueaban como platos y… Ahí pue otra vez me cogía de los crespos de mi cabo.

–¡MAAAHHH…! ¡Estos ya están borrachos! –murmuré bajito en medio de tremenda bulla –borrachos de caña, de baile, de fiesta… y de pueblo.

Sería por mi peso o por el cansancio… ¡ZUMMM! de golpe mi abuelo me bajó de sus hombros. Debajo de las torres y del cielo, me veía más bajo aún y solo, desolado en la sucia calle y entre tanta gente… ¡Ahoritita se vienen abajo las torres… y ahí si que pue, carajo –apostaba.

En medio de mi miedo cerquita y nítido: ¡SHILL!... ¡SHILL!... ¡SHILL!...¡SHILL!... ¡SHILL!... Como chicharras chillaban los maichiles, que colgaban en pellejos amarrados a las aceradas pantorrillas de los danzaks.

Ganando el vivo a todos, en temerario y espectacular mano a mano, valientemente me tiré al suelo para salvar uno, que suelto en plaza saltaba libre y que hasta hoy guardo como inapreciable joya, justo premio a mi prematura intrepidez; en suma, el más valioso recuerdo de las danzas: ¡EL CORPUS CRHISTY DE MI CELENDÍN!... ¡Sí señor!

Sobándolo en mí pecho como sacándole brillo y acompasándolo con el lip-dup de mi inmenso corazón lo guardé justo en el bolsillo izquierdo de mi camisa, para protegerlo de la codicia de todo el mundo.

Ahí, al desgaire pude fijarme… o creo que ella se fijó en mí; pues, clarito, sentí el lumen de su tierna mirada, enmarcada en carita de niña, con sus rosas en la frente… Por una interminable fracción de segundo coincidió con mí mirar, congelando mi alma, signando mi vida para siempre…

¡AJÁ!... LA SANTA ROSITA de las guayabas.


Con carño para Javi y Javo.
@CLAVITTEX… ¡Es pura imaginación!

La acuarela pertenece a Jorge Chávez Silva, Charro. Gracias

(CONCIENCIA CRÍTICA) EL DIA DEL PAPÁ MACHAZO…(*)

Por Mario Peláez Pérez

Perdón, el artículo debió titularse el Día del Padre; aunque con rigor histórico se trata efectivamente del padre machazo. No hay duda de que el machismo (que nada tiene que ver con la masculinidad) envilece la historia. Prueba irrefutable de que poco hemos avanzado en cuanto a calidad de vida.

¿La omnipotencia del hombre se dio como hecho natural?. No, no. La sociedad patriarcal -bien sabemos- es el resultado del proceso histórico cultural. Proceso que tiene pródigo abono en las diferentes religiones, en el Islamismo, el Judaísmo, el Hinduismo y Cristianismo (Catolicismo). Así, Dios Hijo es concedido como varón, los discípulos también, igual la jerarquía eclesiástica. Desde entonces la hegemonía del hombre se acrecienta, se desliza y refuerza en el hogar, en la escuela, en el trabajo y en la calle, como un mosaico de agresiones de todo sentir. Y son los niños los primeros en internalizar la imagen del padre autoritario y ruidoso y de la madre cariacontecida y sumisa; entonces el niño empieza a de codificar el mundo con una ética machista, y más tarde, cuando varones jóvenes y adultos, aman a su pareja con corazón machista y la desean con falo egocéntrico, con sísmica arrechura, decía el poeta Alberto Hidalgo. Esto es, con cínico erotismo patriarcal. Desde luego hay excepciones de papá con corazón de mamá. 

INEI acaba de publicar una estadística terrorífica: el 68.2% de mujeres en el Perú sufren violencia familiar, y abandonan el hogar los varones en el 89% de los casos.
Entonces me pregunto sin aspavientos (pero si con ironía de aguafiestas) si vale la pena celebrar el día del padre, sin ni siquiera, nosotros los padres, hacernos una sincera y profunda autocrítica. (Hasta el próximo domingo, amigo lector).


* Me adelanto una semana para saludar a los papá con corazón de mamá

jueves, 8 de junio de 2017

Nostalgia: Gigliola Cinquetti en el tiempo...

Gigliola Cinquetti, No Tengo Edad.

Gigliola Cinquetti, En las puertas del cielo.

Gigliola Cinquetti, Tu vailas en mi mente.

Giliola cinquetti, Qué tiempo tan feliz

Gigliola Cinquetti, brillano le stelle.


Gigliola Cinquetti nació en la ciudad de Verona el 20 de diciembre de 1947. Debutó a los dieciséis años en el Festival de San Remo de 1964, junto con Patricia Carli, ganando el concurso con la canción Non ho l'età (per amarti) (No tengo edad (para amarte).

CELENDÍN, LA POLÍTICA CAPTURADA POR EL PODER ECONÓMICO

Escribe: Milton Sánchez Cubas

A inicios del 2011 publiqué un artículo llamado “Celendín en el escenario del crecimiento capitalista”; han pasado más de 6 años y continúa más vigente que nunca. Este escrito gira en torno a cómo el gran capital planifica sus intereses económicos, sus ganancias, su acumulación de riquezas, en nuestra provincia. Los proyectos mineros y la construcción de hidroeléctricas en el Marañón venían con propuestas irrechazables: trabajo, desarrollo, progreso, mejor educación, mejor salud, sacarnos de la pobreza.

El proyecto Conga, aparte de destruir nuestras principales fuentes generadoras agua, pretendía depositar un promedio de 96 mil toneladas de relaves mineros tóxicos diarios durante 17 años, ahí en donde nacen nuestros ríos. Yanacocha en Cajamarca ha producido serios daños a la salud pública: personas con plomo en la sangre y con vestigios de mercurio en sus sistemas neurológicos; el aire saturado de sulfuros y material particulado; el agua con presencia de cromo, plomo, mercurio, arsénico, cadmio, uranio; enfermedades a la piel y al sistema respiratorio; raras enfermedades digestivas y neurológicas; incremento del cáncer. Yanacocha, que decía respetar el medio ambiente, ha destruido ríos, lagunas, humedales; por ello afronta constantes movilizaciones de las comunidades reclamando la restitución de sus aguas. Es decir, todo lo que vino a ofrecernos a Celendín: que no va a haber contaminación, que tienen tecnología de punta, que íbamos a tener más agua que antes, es mentira. Cajamarca ya tiene más de 2 décadas de minería; Yanacocha es la productora de oro más importante de Latinoamérica y la segunda en el mundo, obtiene ganancias fabulosas, pero tenemos más del 50% de nuestra población sumergida en la pobreza; cuando ellos ingresaron a Cajamarca éramos la cuarta región más pobre del país, ahora somos la primera más pobre. Hemos retrocedido; entonces, uno se pregunta: ¿dónde está el tan ansiado desarrollo?, ¿para quién fue el desarrollo?

Yanacocha, con el Proyecto Conga, esperaba ganancias astronómicas; el costo de su producción de oro, sin artificios contables, ni sobrecostos, se calcula aproximadamente en 350 dólares; cuando esta empresa pretendía poner en operación Conga el precio de la onza en el mercado internacional llegaba a los 1800 dólares y este proyecto les hubiese permitido extraer 12 millones de onzas de oro aproximadamente. Para el caso del cobre, pretendían extraer 3.1 billones de libras de cobre; su costo de producción por libra en la época era de 1.6 dólares y el precio en el mercado internacional llegó a pasar los 4 dólares por libra. Sólo hay que tomar una calculadora y empezar a multiplicar; nos dejarán confundidos tantos ceros.

En el caso de las centrales hidroeléctricas planteadas en el Marañón, tres se desarrollarían en territorio celendino: Chadín 2 y Río Grande I y Río Grande II; el mismo Ollanta Humala manifestó que servirían para hacer realidad el desarrollo del polo minero del norte del Perú. Los impactos en la biodiversidad que causarían se estiman que serán devastadores. Inundarán aproximadamente 77 kilómetros cuadrados en los que están valles productivos que abastecen con alimento a nuestras ciudades, desplazarían a más de 4 mil personas. Las presas interrumpirían los sedimentos que el Marañón arrastra hacia el Amazonas; a su vez, significaría la destrucción de los bosques secos del Marañón, únicos y de gran importancia en el mundo por su diversidad y endemismo, destacando animales y plantas que están en peligro y que sólo viven en este lugar del planeta. Poco se sabe cuáles serán los impactos en comunidades de partes más bajas, en donde viven comunidades indígenas Awajún y Wampis, pues su subsistencia depende del río. La evaluación económica del proyecto Chadín 2 determina que sería un mal negocio para el país y que el canon hidroenergético no es muy significativo y se tendría que esperar para ello 17 años, mientras recuperen su inversión. Se sabe poco de las verdaderas ganancias de la empresa con la construcción de estas hidroeléctricas; Chadín 2 estaba presupuestada en un promedio de 2,000 millones de dólares, que en la práctica se incrementaría mucho más, como ocurrió con proyectos ejecutados por la misma empresa. Por ejemplo, la Interoceánica del Sur, que se la exoneró del SNIP, estuvo valorizada en 880 millones de dólares inicialmente y terminó costando 2,300 millones de dólares. Nos dijeron que con este proyecto Madre de Dios iba a convertirse en una potencia agrícola más importante que Lambayeque y Piura juntos, que se aperturaría la frontera agrícola en más de 96 mil hectáreas; ninguna de estas promesas se cumplieron. Sin embargo declararon este proyecto de necesidad e interés nacional; la más beneficiada fue la empresa Odebrecht. Otro escándalo de magnitud superior fue la construcción del Gasoducto Sur Peruano, que inicialmente costaba 1,320 millones de dólares y terminó licitándose en 7,328 millones de dólares, en el gobierno de Humala; Odebrecht se aseguró de ser el único postor.

Lo que hemos visto durante estos años es cómo el poder económico tiene capturado el Estado y utiliza a todas sus instituciones para hacer grandes negocios. El modus operandi es financiar campañas electorales para luego obtener beneficios. Dionisio Romero, del Banco de Crédito, admitió que financiaba campañas electorales de diferentes partidos; en el 2000 el Grupo Romero cedió avionetas a candidatos presidenciales para recorrer el país; también se conoce que este mismo grupo financió candidaturas en el 2011. El grupo Minas Buenaventura, uno de los dueños de Yanacocha, a través de su ONG Reflexión Democrática, financia campañas electorales de congresistas, con énfasis en regiones donde tienen concesiones mineras que pretenden explotar. Estos se convierten en sus principales defensores, y una vez que llegan al congreso legislan a favor de los que los financiaron. Ya son muy conocidas las coimas de las empresas brasileras a los gobiernos de Fujimori, Toledo, García y Humala y a otros gobiernos en Latinoamérica; la enorme corrupción develada llevó a la cárcel a Marcelo Odebrecht, dueño de la trasnacional.

Estos poderes económicos han desarrollado lo que algunos denominan un “círculo virtuoso” compuesto por el Poder Legislativo para sacar leyes favorables a sus inversiones. Han endurecido las penas por delitos contra el orden público, flexibilizaron requisitos para que militares intervengan en los conflictos sociales a través de estados de emergencia, convenios con la Policía Nacional del Perú como fuerza de seguridad privada de empresas mineras, han emitido leyes en las que se otorga impunidad a policías que cometan excesos, han usado la represión y criminalización de la protesta social judicializando a líderes sociales acusándolos incluso de terrorismo. Usan el Poder Ejecutivo para que a través de los distintos ministerios generen normas para lo que han denominado “destrabar las inversiones”; por ejemplo la Ley 30230 del 2014, en el Gobierno de Humala. Desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) concertaron “facilitar las inversiones”; esta ley perdonará deudas tributarias pendientes de pago de las grandes empresas; han limitado la función fiscalizadora de la SUNAT; han ampliado plazos de estabilidad tributaria para las grandes inversiones, lo que les permite tributar menos; han suspendido por tres años la norma XVI del Código Tributario que califica la elusión tributaria. Con estas medidas se benefician grupos de poder económico nacionales y empresas transnacionales. En materia ambiental el artículo 19 de la Ley 30230 anula la capacidad sancionadora del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) por tres años; con ello tenían licencia para contaminar; felizmente la presión de los congresistas del Frente Amplio, en esta legislatura, lograron revertirla. El artículo 21 de esta ley reduce los tiempos de aprobación de los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) de los mega proyectos a tan sólo a 45 días, disponiendo además que los funcionarios que no cumplan con este plazo serán sancionados. Para poner un ejemplo, el EIA del proyecto minero Conga tenía 22 mil páginas en 17 tomos, ¿cómo se puede revisar en 45 días? El artículo 23 de la Ley manifiesta que los estándares de calidad ambiental ya no serán los internacionalmente establecidos, sino serán fijados por Decreto Supremo del Ejecutivo. Y para cerrar, el saneamiento físico legal de los predios que están comprometidos dentro del área de influencia directa e indirecta de los proyectos de inversión serían apurados, facilitándoles la concesión de grandes extensiones de territorio a las empresas extractivas, vulnerando los derechos de las comunidades indígenas, contradiciendo el convenio 169 de la OIT que manifiesta que sólo la ocupación territorial de los pueblos indígenas equivale a un título de propiedad. Esta ley también hace mención a la “defensa posesoria”, que ha sido usada por primera vez en el país por Minera Yanacocha en contra de la familia Chupe; esta norma permite a la empresa usar su seguridad privada, si advierte que se está usurpando su propiedad; valiéndose de este argumento, la minera ha atacado los bienes materiales, animales y plantaciones de la familia. Este 3 de mayo la familia Chaupe ganó en la Corte Suprema a la empresa Yanacocha que la acusaba de delitos de usurpación agravada.

Este poder económico cuenta también con un decidido apoyo de los medios de comunicación; destaca el Grupo El Comercio que ostenta la concentración de los medios de comunicación en el país, de propiedad de la familia Miró Quesada. Ellos concentran cerca del 80% del mercado de la prensa escrita en el Perú: “El Comercio”, “Perú.21”, “Gestión”, “Trome”, “Depor&rdquo, “Correo”, “Ojo”, “Ajá” y “El Bocón”, además de los canales televisivos “América Televisión” y “Canal N”. Asimismo José Graña, el mayor accionista individual de “El Comercio”, es dueño de la constructora Graña & Montero, que trabaja con casi todos los proyectos mineros en el Perú. En el proyecto Conga esta empresa tenía asignada la remoción de suelos en la primera etapa del proyecto. Entonces, es lógico pensar que no sacarán noticias que afecten sus negocios; no sólo eso, sino que promovieron la difamación y la calumnia del movimiento social. Por ejemplo, una de las portadas de “Perú 21” mostraba paquetes de cocaína, un fajo de dólares, un revólver y sangre salpicada alrededor; el titular decía: “Conga vs Narcotráfico”; en el desarrollo de la noticia manifestaba que las protestas en Cajamarca estaban financiadas por el narcotráfico. Otro de los titulares emblemáticos es del diario “El Correo”, dando cuenta que en las protestas de Arequipa frente al proyecto Tía María había violentistas que atacaron con armas a la policía; las redes sociales desmentían el titular que tuvo que ser retirado de su página web, cuando un video mostraba que un policía siembra un arma punzocortante a un manifestante y en el mismo instante un fotógrafo de este diario toma una fotografía para consumar la difamación.

Para cerrar el “circulo virtuoso” debemos mencionar a los “técnicos”, “especialistas”, “opinólogos” que pasan de las empresas, de estudios de abogados a los ministerios, o de organismos financieros internacionales como el Banco Mundial, FMI, al Ministerio de Economía y Finanzas; además son columnistas de los principales diarios del Grupo El Comercio, comentaristas regulares de “Canal 4” y “Canal N”. Son muy cercanos a la CONFIEP (Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas), organismo que decide muchas veces quién asume las carteras, principalmente de Energía y Minas, Economía y Finanzas o el Primer Ministro. Un ejemplo que involucra el Proyecto Conga es Felipe Ramírez del Pino, ex funcionario de Yanacocha, que pasa a trabajar a la Dirección General de Asuntos Ambientales y Mineros del Ministerio de Energía y Minas, y fue el equipo al mando de este señor quien aprobó en un tiempo récord el EIA del proyecto Conga. Al inicio del gobierno de Humala, éste se reunió con la CONFIEP, que pedía “señales de confianza”; luego del encuentro, este organismo empresarial y el Grupo El Comercio señalaban “se han disipado las dudas” porque el presidente electo había aceptado sus sugerencias. El Gobierno anunció a Luis Miguel Castilla en el MEF y Julio Velarde seguiría dirigiendo el Banco Central de Reserva del Perú. Estos, con apoyo mediático de “El Comercio”, la CONFIEP y el IPE impulsaron las medidas económicas de Humala, que consistían en “mantener la estabilidad macroeconómica del país”, “conservar las condiciones que permitan el crecimiento económico” y “mejorar la eficiencia del Estado”; como resultado de estas medidas tenemos la Ley 30230, que es lesiva a los intereses de los peruanos y muy favorable para las ganancias de las empresas extractivas. Humala consumaba así la traición a sus electores.

Entonces ¿quiénes determinan las prioridades del país? ¿Quiénes determinan las prioridades o necesidades de Cajamarca, de Celendín? Claramente, estas empresas planifican “nuestro desarrollo”, que no es otra cosa que su propio interés. ¿Quién debe salvaguardar los intereses de los celendinos? Las autoridades locales, por supuesto. Si estas empresas financian campañas electorales al más alto nivel, ¿nuestras autoridades locales y regionales, por alguna extraña razón, se habrán quedado al margen? ¿Lo expuesto explicará el silencio cómplice y la actitud favorable de muchas autoridades respecto a Odebrecht y Yanacocha? También está clara la actitud de ataque virulento de algunos periodistas en Celendín y Cajamarca a dirigentes que han manifestado su rechazo a estos proyectos. Odebrecht financiaba pagos mensuales para hacer este trabajo sucio. Por el mismo motivo, entendemos la denuncia del ex gobernador humalista de Celendín a 16 líderes sociales, para quienes solicitaba penas de hasta 36 años de prisión, juicio que perdió luego de cuatro largos años. Este mismo gobernador fue sorprendido entre tomaderas y comelonas con el ex gerente del proyecto Chadín 2, de la corrupta Odebrecht.

Hasta antes de PPK los políticos eran todos advenedizos al poder económico, el actual presidente es uno de ellos; su trabajo fue siempre facilitar los negocios del Estado con las grandes corporaciones, principalmente en los sectores de minería, gas y petróleo; ahora como Presidente no va a cambiar de oficio. Nos esperan momentos difíciles.

Queda mucho trabajo por hacer, recuperar la política, arrancarles el poder a quienes siempre decidieron por nosotros, para devolver este poder a la gente. Esta es una labor ineludible.

* Artículo publicado en la revista El Labrador del distrito de Sucre, antes Huauco, Celendin, mayo de 20017.

Huauco, hoy Sucre: Nostalgias y añoranzas del Cine.

Por: Douglas Rojas Zegarra.


Hoy hablaré una vez más de aquel Sucre antiguo, de tiempos pasados, que hace honor a su época porque, valgan verdades, era un Sucre mejor. Contaba con una sucursal del Banco de la Nación, con un Mercado Central sabatino y con varias “paradas” para el diario, contaba con establecimientos de expendio de telas de corte inglés, como de don Teobaldo Chávez, contaba con zapaterías (P. ejemplo zapatería Danita), estancos de sal, estancos de la coca, y hasta con un gran Cine Eastmacolor el mismo que funcionaba con un proyector marca Lumiere modelo 9 mm y esto sin hablar de la embotelladora de gaseosas “La Sucreñita”; porque, a decir verdad, cuando seguimos enumerando todas estas cosas que se han perdido en el pueblo, no hace sino invadirnos la nostalgia, combinada con una suerte de coraje y de impotencia, al ver que nuestra querida tierra, pese a los grandes adelantos de la tecnología con la que se cuenta en la actualidad, no ha hecho menos que retroceder enormemente en su grácil desarrollo en el que parecía estar impulsada. Los motivos: Vaya Ud. a saberlos y, sería un excelente “tema de tesis” para un buen estudiante de mercadotecnia o de economía, pero eso por ahora no nos interesa; lo que ahora nos interesa recordar es a aquel gran portento de la tecnología del siglo pasado que es el cine y que hizo su llegada por primera vez a Sucre, según cuentan, como cine mudo y en blanco y negro, cuando a nuestro pueblo llegó un personaje cuyo nombre no me acuerdo pero que le apodaban cariñosamente “Mono Sucio”. Él, si es que no estoy equivocado, proyectó en los amplios salones de la municipalidad algunas películas en blanco y negro que, en ese entonces, pasaban de moda en Europa y los Estados Unidos. Esto ocurrió en los años 62-64 y, tales películas, eran recortes seguramente de las de los clásicos Charles Chaplin y del Gordo y el Flaco. Esto lo testifico con seguridad, porque cuando yo era estudiante de la secundaria, llegó a mis manos uno de estos rollos, ya incompletos y deteriorados y en mi casa con la inquietud infantil que me caracterizaba, hice mi proyector casero y logré proyectar estas películas, obviamente sin sonido alguno y con las limitaciones propias de un proyector hecho como quien dice “a machete”.


Fue nuestro recordado amigo Mardonio Sánchez Sánchez quien trajo a Sucre por primera vez al verdadero Cine full color y con sonido incluido. Cómo no recordar la gran sensación de ansiedad que sentíamos nosotros, muchachitos todavía en aquel entonces, cuando después de pagar nuestro sol, a doña “Fija” (así le llamaban a la mamá de Mardonio), que hacía las veces de cajera del improvisado cine, nos sentábamos en las “butacas más duras del mundo” hechas de tablón de eucalipto y esperábamos, previa música de valses y boleros, escrupulosamente escogidos por quien fuera músico de la Sinfónica Nacional, a que empezara a proyectarse “El Rollo”, como así le llamaba técnicamente don Milton Odilón, quien hacía las veces de operador de la máquina de proyección. Luego de la música, que estoy seguro sólo le gustaba a su dueño, no por fea sino por vieja, venían los preliminares y repetidos hasta la barbaridad corto - metrajes, entre ellos los que destacaban era: Miel Pura de Abejas, Operación de almorranas, entre otros sacados de los más profundos baúles de la National Geografy y que estoy seguro se los conseguía don Mardonio en calidad de obsequios. Luego venían ciertamente las películas de fondo. Como no acordarse de una de las primeras o tal vez la primera que se proyectó de nombre “Molokay la Isla maldita”, que narraba la historia dramática de un gran médico con verdadera profesión de fe, que se adentró hasta una isla con la intención de hacer sus prácticas profesionales, pero se quedó para siempre en ella porque encontró que casi todos estaban contagiados por la lepra y comprendió que su destino era quedarse en esa isla para buscar el remedio y la curación de aquel mal entonces incurable el cual finalmente se cobró su propia vida, aunque después de luchar heroicamente por el bien y la salud de otras personas a quienes ni siquiera conocía, en un acto supremo de heroísmo y altruismo. Otra película de la cual tengo “flashes” de recuerdo fue “El príncipe encadenado” basada en la novela de Calderón de la Barca cuyo título es La Vida es Sueño. Creo que entre las películas de acción mejores que llevó a Sucre estuvo Flint, era una especie de versión antigua de rápidos y furiosos., también entre las mejores del oeste: “Por un puñado de dólares” o “Duelo de Titanes” con Jhon waine y Kirk Douglas, también estaría la infaltable “Un millón de años antes de cristo” que era una historia con dinosaurios una especie de Jurasik Park prehistórico. Otra valores cristianos fue “Josie la Indomable” basada en la historia de las peripecias de una jovencita de corte puritano ambientada en Norteamérica de tiempos de la colonia inglesa, etc.


Pero así como nos trajo buenas películas dignas del recuerdo, también nos trajo algunas terriblemente feas y aburridas, que por lo mismo no las olvidaremos nunca: entre las más feas que nos trajo no podíamos olvidarla a “El Arpa Birmana”, era en realidad un documental de la segunda guerra mundial en la zona de Camboya, en donde lo único que se veía era un vista fija a unos arenales a los cuales le disparaban ráfagas de metralleta cada vez que por ahí se aparecía algún chino con su sombrero en hongo y caía el pobre fulminado por las balas, mientras como fondo musical sonaba justamente el arpa Birmana que era tocada por algún otro oriental. Para colmo era una película en blanco y sepia, un color monótono y aburrido, además fue largometraje como para dormirse sin necesidad de tomar valeriana. La más aburrida de todas fue sin duda “Un señor y su perro”, en la cual se veía cómo el camarógrafo se pasaba más de dos eternas e interminables horas, haciendo seguimiento a un señor con su perro. Por las calles, mercados, tiendas y plazuelas de Alemania y finaliza cuando al animalito le dieron ganas de hacer sus necesidades justo al frente de una monumental pileta de aguas burbujeantes.

Publicado con autorización del autor.

miércoles, 7 de junio de 2017

Publicaciones: CUENTOS PICHOS CAJACHOS

Por Jorge Pereyra Terrones.

(…)


“Hice la primaria en diversas escuelas porque siempre me trompeaba a la salida. Y después que me expulsaron del Colegio Militar “Ramón Castilla” de Trujillo, por no aceptar las impertinencias de un cadete de año superior, culminé la secundaria en el glorioso colegio San Ramón de Cajamarca. Allí estudié cosas tan prácticas como Educación Cívica, Lógica y religión. Pero lo que más ansiaba era escaparme del aula a efecto de jugar fulbito o para leer a Vallejo y Arguedas bajo la sombra de un eucalipto”.

“Volvieron a expulsarme de la Escuela Militar de Chorrillos, no terminé Sociología en la UNC, tampoco culminé la carrera de Periodismo en el Instituto Jaime Bausate y Meza, pero trabajé como articulista en la página editorial del diario La Crónica, donde gané un Premio Nacional de Periodismo, hasta que me deportaron a México durante la dictadura de Morales Bermúdez”

Parte de la “Palabras del autor” página 9.

(…)


“El cuento es una historia usualmente corta y en este caso, del libro de Jorge, sus historias son breves, pichas, o sea pequeña en tamañas en tamaño (más no en calidad), que tienen un final inesperado o sorprendente. Por ello tiene una diferencia importante con las historias de más largo alcance, como las novelas.

(…)

Parte de la Presentación de Homero Bazán Zurita, página 11.

(…)


“Hay en Cuentos Pichos mucha gracia, muchas sorpresas, tal como si anduviéramos en una calle desconocida topándonos con los más inimaginables personajes, con los más inimaginables hechos. Este mundo y el otro andan juntos, se dan la mano, se prestan sus encuentros y dejan al lector con el encanto de haber recorrido unas páginas originales y llenas de esa versatilidad propia de un escritor, como lo es Jorge Pereyra, que sabe disparar las palabras con la habilidad del buen tirador que apunta y da en el blanco”.


“La originalidad no consiste en la novedad sino en la profundidad, en el talento de quien nos da una obra para recrearnos con ella y caminar con ella en el pensamiento y en el sentimiento. En tal sentido, Cuentos Pichos es un libro de cuentos que quien los lee no los olvidará, con el agregado que, además, sumará a su repertorio gratas y divertidas historias que contar”.

(…)

Parte del Prólogo escrito por Jorge Díaz Herrera, página 14.


Cuentos Pichos


EL PUMA Y EL CUY

Un puma apresó a un cuy.

—A mí no me puedes comer —dijo el cuy—. Dios me ha designado rey de todos los animales. Si me comes, Dios te castigará por desobedecer sus órdenes. Y si no me crees, ven conmigo. Verás cómo todos los animales huyen apenas me ven y nadie se acerca.
El puma accedió a acompañarlo y apenas los otros animales los veían llegar, escapaban como alma que ha visto al diablo.

El puma creyó que temían al cuy y no se daba cuenta que escapaban por él.

Página 38 del libro.


LA MUERTE Y EL CARTERO

El cartero del barrio murió de golpe cuando entregó en su propia casa su esquela de defunción.

Página 36.

CUENTO MACABRO

La mujer que amo es un fantasma que vive en mi bolsillo.

Página 22.

LOS DUENDES Y LA LECTURA

Hace algún tiempo, escribí un relato sobre los duendes que moran en los profundos socavones de la cordillera cajamarquina.

Años después, debido a mis ideas políticas radicales, me encarcelaron en el penal de Huacariz. En la celda me puse a leer el libro en el que figuraba el relato mencionado.
Entonces, de la página surgió un ejército de duendes que irrumpieron en la prisión y me libertaron.

EL HOMBRE INVISIBLE

Ese hombre era tan odioso e invisible y nadie lo podía ver ni en pintura.


Página 22.

Jorge Pereyra Terrones

Periodista, escritor y poeta. Nació en Cajamarca, Perú, el 20 de abril de 1952.
Obras publicadas: 

Narrativa:

La puerta del viento (1985) La lengua del silencio (2001)

Poesía:

A corazón abierto (2005). Versos perversos (2006). Valle de sueños verdes (2008). La otra mitad del amor (2009).

Investigación y Recopilación Histórica:

101 Razones Por Las Que Estoy Orgulloso De Ser Cajamarquino (2009)

lunes, 5 de junio de 2017

El crimen de Choropampa, Fuscán N° 9 / Noviembre - Diciembre de 2008.

(...)




"Fuscán es así, una revista independiente que respeta los valores democráticos, los derechos humanos, combate la corrupción y la exclusión social y, sin salir de esta perspectiva, hace sus denuncias con las pruebas del caso, duela a quien duela"

"En la lucha entre lo malo y lo bueno, jamás asumimos actitudes de indiferencia; por el contrario, buscamos elevarnos a partir de la inquietud y el desconcierto de nuestro pueblo hasta confirmar que verdaderamente llegamos a representarlo, que somos su primera barrera frente a la agresión de autoridades corruptas y venales".

(...)

Parte del editorial de Fuscán N° 6 de 2008.

"El papel del periodismo responsable es crear conciencia y juicio critico en la ciudadanía, hacerle conocer sus deberes y derechos, y valorar en justa medida las acciones de las autoridades que gobiernan a nuestra población. No se trata, pues, de criticar por criticar, lanzar insultos a diestra y siniestra, ni levantar polvareda por un parto de montañas"

"Cuando la prensa toma partido, hace de la vista gorda por amiguismo, o se vende a intereses subalternos pierde objetividad e imparcialidad y se convierte en títere de oscuros dictámenes. Fuscán, que no tiene ninguno de estos parámetros, está empeñado en esta tarea sin ningún temor y siempre con su lema en alto: "Solo la verdad nos hará libres"".

Parte del editorial Fuscán N° 2 de 2007.

"Desde sus inicios Fuscán ha desarrollado en sus páginas una linea plural, acogiendo una diversidad de puntos de vista, mirando siempre el horizonte de la realidad local (Sucre-Celendin) y regional dentro del panorama nacional, para cuestionarla, en la perspectiva de contribuir al esclarecimiento de las ideas, hasta el logro de una sociedad digna, humanizada, solidaria y con propia y auténtica identidad"

"Así, Fuscán está empeñado en difundir los temas surgidos de las manifestaciones culturales de la tradición telúrica; la defensa de nuestros únicos recursos naturales (agua, aire suelo) y la biodiversidad, ante la voracidad de la inminente explotación minera; hacer entender y despercudir a nuestros semejantes de los nocivos prejuicios, vicios sociales y corruptelas"

Fuscán, además, no descuida en cada entrega rescatar a los personajes anónimos de nuestro pueblo, resalta nuestros propios valores al publicar a narradores, ensayistas, articulistas, pintores, poetas, o la palabra simple y directa pero sincera con contenido y esencia colectivos".

Opinión del profesor, poeta y miembro del directorio de Fuscán. Publicado en Fuscán N° 5 \ Año 2008.

"Ha llegado la hora de asumir nuevos retos. La realidad de los problemas que afectan a la provincia nos impele a crecer y abarcar otros espacios en donde es imperativo la creación de conciencia critica y capacidad de reacción frente a las agresiones que se ciernen en masa sobre Celendin". 
(...)

"Siempre en la huella de nuestro guía espiritual Alfredo Rocha Segarra, artista que supo interpretar correctamente el papel que le cupo en su momento histórico, que tuvo la sensibilidad de desnudar los abusos contra el pueblo, contra la mujer celendina explotada por un sistema que la tuvo siempre postrada y que nos enseñó que no podemos ser indiferentes a los problemas, sino asumirlos como propios".

(...)

Parte del editorial de Fuscán N° 8 de 2008.



"Alfredo Rocha Segarra fue un educador que no escatimaba esfuerzo, ni tiempo, ni espacio cuando se trataba de enseñar. Fue un verdadero apóstol de la educación. Sabía que todo arte como la poesía, por ejemplo, no es simplemente una manera bonita de decir las cosas sino que es ritmo, movimiento, estética, creatividad... Sabía que no solo hacia falta un desarrollo cognitivo en los educandos, sino también fomentar un crecimiento afectivo que propicie el desarrollo integral de sus capacidades y lograr así un aprendizaje de todas ellas"

(...)

"Alfredo Rocha se dibuja en mi mente como un ser indomable que camina por el mundo aprendiendo y enseñando, enseñando y aprendiendo".

(...)

"Sucede, y lo vemos en la actualidad con otros lideres, que don Alfredo por defender la verdad y la justicia fue maltratado por las autoridades de su mismo pueblo. De su muerte, que fue un crimen político que quedó impune, como los asesinatos de nuestros compañeros por cuidar la Mamapacha, y los crímenes de defensores de derechos humanos que publican, desde todas partes del mundo, solo las redes sociales, nadie dijo nada, ni investigó nada"

(...)

Párrafos del artículo Alfredo Rocha Segarra con "S" de Palujo.

El crimen de Choropampa

Por Constante Vigil

Ocho años después de uno de los peores desastres ecológicos del mundo, perpetrado por Minera Yanacocha en Choropampa, Cajamarca, el número de víctimas sigue aumentando. Hace poco falleció el profesor Vicente Zárate Minchán, alcalde del pueblo y uno de los afectados por el derrame de mercurio. Al agravarse su salud fue llevado a Cajamarca e internado en el hospital Regional, pero al negarse Pacífico Sur, la aseguradora de Yanacocha, a respaldar su curación, el enfermo fue trasladado a un hospital de Chiclayo, donde falleció víctima del Síndrome de Guillain Barré, como se conoce a los síntomas de la exposición humana al mercurio.

Zárate Minchán es la última víctima mortal, por ahora, del letal derrame de mercurio de Choropampa, que afectó a unas 1,500 personas.

Como se recordará, el 2 de junio de 2000, un camión de la Empresa RANSA S.A., al servicio de Yanacocha, derramó 151 kg. de mercurio residual en Choropampa, entre los caserios comprendidos entre las localidades de Choten y Magdalena. Los pobladores de la zons, pobres entre los pobres, se abalanzaron sobre el plateado mineral, creyendo que era precioso.

A partir de entonces los pobladores empezaron a sufrir extrañas enfermedades como caída de la piel, pérdida del uso de las extremidades, parálisis, cáncer al cerebro y finalmente la muerte. La minería recurrió al encubrimiento con la complicidad de autoridades inmorales, periodistas, alcaldes, parlamentarios, organizaciones religiosas y hasta ONGs como CARE, que minimizaron el problema arguyendo que el mercurio se iba a eliminar con la orina. Como los casos de enfermedades proliferaron y adquirían mayor gravedad, Yanacocha contrató a la aseguradora Pacífico Sur, que según los usuarios les da maltrato y les atiende una sola vez, si alguien se siente mal tiene que esperar hasta el siguiente mes y solo para recibir pastillas calmantes.

(...)

Este desastre constituye un crimen de lesa humanidad que en cualquier otra parte del mundo hubiese significado el cierre de operaciones de la minera, pero para los gobiernos peruanos la vida de un cuidadano no vale nada, y peor si es de provincias. Lo más importante es no perder la etiqueta de "Perú, país minero, exportador de riquezas", ni desmentir a los felipillos que pregonan en la televisión que han progresado gracias al apoyo fe la minera.

Ojo, pues, celendinos, hay que mirarse en el espejo de Choropampa. Allí estamos viendo al monstruo y a sus negras entrañas. Tenemos que estar alertas y esperar la hora de la hora, rogando que nuestra honda sea la de David.

Articulo publicado en la revista Fuscán N° 9 de Noviembre\Diciembre de 2008.

Chungo y batán el hermano virtual de Fuscán.

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger