Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 6 de octubre de 2017

Hasta pronto, querido Cocorrón...



Ayer, miércoles 4 de octubre de 2017, estuvimos en el sepelio del que en vida fue don Samuel Filadelfo Horna Zegarra, profesor, conocido por todos como Cocorrón. Una multitud abarrotó la iglesia de Sucre, antes Huauco; su pueblo natal. La muerte, acontecimiento universal inexorable para todos los seres vivos, dejó, otra vez, heridos los corazones de su esposa, hijos, familiares y amigos.


El cortejo fúnebre, con el cuerpo inerte en su ataúd a hombros, se desplazó lentamente. En su centro de labores, ubicado en el trayecto al cementerio, luego de despedirse del hogar donde habitó en su niñez y parte de su juventud, las palabras de sus colegas y alumnos agitaron compungidos pechos de todos los presentes, en este acto de despedida. Los músicos, que no dejaron de tocar durante todo el trayecto, hicieron más triste aún el camino a la última morada que sin excepción espera nuestra llegada el día menos pensado.

Quizás la sinceridad del párroco que ofició la misa de cuerpo presente, las críticas y elogios, merecidos o no, oportunos o no, hablen, sin dudar del cariño sincero de sus familiares y amigos, que algo muy importante que el sordo, ciego y mudo ataúd desapercibe hace notoria falta en nuestra sociedad. Cocorrón a partido y, con seguridad, allá arriba, lo encontraremos con la sonrisa franca y los brazos abiertos que siempre acompañaron su vida.

Acaso sin querer nos das un coscorrón en el alma: haber si el tiempo nos alcanza para enmendar actitudes.

Descansa en paz
.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger