Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 8 de julio de 2014

Publicaciones: Fuscán No. 21, Revista de Celendín Pueblo Mágico


Editorial

Seamos avaros con nuestro voto

Realmente causa espanto y asco la situación en que se debate la política peruana en este momento coyuntural teniendo en perspectiva las elecciones municipales y regionales. Es tanta la podredumbre y la infección generalizada de corrupción de nuestros políticos que causa escozor la sola obligación que tenemos los peruanos de votar, de elegir entre un montón de nombres, partidos, seudo partidos y simples agrupaciones que se hacen con fines netamente electoreros.

Hemos sido testigos interesados y sentido vergüenza ajena al comprobar que en el fujimorismo, por ejemplo, la ubicación de los candidatos en la lista tiene costos que fluctúan entre los 150 y 90 mil soles por cada interesado. Y no se crea que esta corrupción es solo patrimonio de Fuerza Popular. Todos los partidos y agrupaciones tienen tarifas más o menos parecidas, de donde se desprende que los que se meten a hacer politiquería, que no es otro el nombre que merece esta especie de meretricio, lo hacen con el sentido comercial de inversionistas;  una vez encaramados en el poder de inmediato se dedican al robo, a la exacción y a la coima como los medios más seguros y usuales de recuperar su inversión y obtener jugosas ganancias que les garanticen cierta bonanza económica que les permitan hacer otro tipo de negocios en su mayor parte ilegales.


Nos aterra comprobar que muchos presidentes regionales, consejeros, alcaldes y ayayeros estén envueltos en investigaciones periodísticas que nos convencen que no es su amor al pueblo y el sentido social humanitario los que mueven a ciertos sujetos a aspirar cargos para los cuales no están preparados en ningún sentido. Solo los atrae la codicia del dinero y la perspectiva de cuánto pueden ganar hipotecando los recursos naturales de la jurisdicción a que aspiran gobernar, empleando para ello diversos métodos a cual más execrables: sobornos, regalos, falsificaciones, inscripciones de golondrinos y hasta amenazas de muerte. Todo parece válido con tal de llegar al poder.

Pero es saludable que en medio de esta podredumbre existan personas cabales que si poseen emoción social y están preparados para desempeñar el cargo. Todo es cuestión de analizar correctamente a los candidatos, despojados de pasionismos partidarios y con la responsabilidad de ciudadanos que quieren lo mejor no solo para sí mismos sino para la comunidad en que vivimos. Desconfiemos de quienes tienen tras de sí a partidos políticos  y agrupaciones cuya única doctrina es la corrupción en que navegan sus dirigentes. También de aquellos que pretenden perpetuarse en el poder reeligiéndose y de aquellos que ofrecen el oro y el moro para llegar, es seguro que finalmente nos traicionarán.

Nosotros somos dueños de nuestro voto y debemos administrarlo con avaricia y sensatez, sin caer en el juego de quienes mañana ni se acordarán de lo que prometieron y por el contrario entregarán nuestros recursos al mejor postor. Seamos responsables a la hora de elegir para no tener que arrepentirnos después.

Comité Editorial

Director: Jorge Antonio Chávez Silva. Colaboradores: Jorge Horna, Luis Humberto Chávez Silva, José Aliaga Pereira y Jorge Pereyra.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger