Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

jueves, 25 de noviembre de 2010

Entrevista: Efrain Quintanilla Candia


El profesor Efraín Quintanilla Candia laboró como Director en el colegio San José de Sucre, donde, a pesar del poco tiempo que pasó, es recordado por todas las promociones de este Centro Educativo en el cual enseñó con el ejemplo y formó hombres que hoy se desempeñan como profesionales en las diferentes ramas del saber. Aqui la siguiente entrevista realizada por Palujo:


 Colegio San José: Esfuerzo de un pueblo. (Cortesía de la familia Zelada Chávez)

JL.- ¿Cómo se decidió por ingresar a esta hermosa carrera del magisterio?

Efraín Quintanilla.- En primer lugar, quiero expresar mi sincero agradecimiento y saludo a los integrantes del este vocero sucrense, por la gentileza de acordarse de un viejo maestro y hacerme partícipe de esta amable entrevista.

Inicialmente, estuve estudiando Abogacía en la Universidad Nacional de Trujillo, pero un hecho circunstancial anecdótico dio lugar a que cambiara de vocación: Un día, cuando mi padre, que residía en Celendín, me visitó y fuimos a pasear por el jirón Pizarro, donde se encontraba el local de la Corte Superior de Justicia, mi padre al cerciorarse de la gran cantidad de Estudios Jurídicos en sus inmediaciones, me dijo que no valía la pena que yo siguiese estudiando dicha carrera profesional, pues, con tantos abogados en plaza, yo ya no tendría posibilidades de tener clientela y que mejor sería que optase por otra. Fue entonces que decidí por el Magisterio, inspirado en las huellas que había dejado en mí la ilustre educadora doña Asunción Encinas de Paca (Hermana del reconocido maestro José Antonio Encinas), cuando fui su alumno en las aulas del glorioso Colegio Nacional: “San Carlos”, de Puno, cuyo ejemplo aunado al de mis padres, han guiado mi vida y mi labor como docente.

JL.- Para usted, ¿Qué significa ser un buen profesor?

EQ.- Para mí, ser buen profesor significa:

a) Adentrarse e identificarse con la realidad del pueblo o comunidad en que le toque laborar, muy en especial con su Centro Educativo, poniendo todo su esfuerzo y capacidad.

b) Plantearse objetivos y metas concretas educativas a conseguir, de lo contrario deambulará como un navegante sin brújula.

c) Prepararse constantemente para estar al día con los adelantos e innovaciones pedagógicas que faciliten y optimicen su labor.

d) Estar en contacto no sólo con sus alumnos sino también con los padres de familia y la comunidad en general para captar, conocer sus necesidades y aspiraciones, a fin de coordinar acciones conducentes a resolver, aunque sea en parte, dicha problemática.

e) Enseñar con el ejemplo, procurando no sólo dar conocimientos sino también normas conductuales que aseguren la formación integral de sus alumnos.

JL.- Para llegar al alumno, como usted lo hizo, ¿qué debe hacer un profesor?

EQ.- Para llegar al alumno creo que es preciso:

a) Descubrir, comprender y viabilizar adecuadamente sus inquietudes.

b) Enseñar con el ejemplo y la acción más que con la palabra, siendo coherente entre lo que se pregona o dice y lo que se hace. No olvidar que el profesor se constituye en el paradigma conductual de sus alumnos y aun de la comunidad.

c) Atender y dar a todos un trato equitativo, sin discriminaciones ni privilegios de ninguna índole.

JL.- ¿Son los resultados, los exámenes, las notas, los únicos que nos revelan que un profesor está por buen camino en cuanto a ser comprendidos por sus alumnos?

EQ.- Sí, pero no son los únicos medios que revelan o trasuntan que un profesor va por un buen camino, sino que hay también otros que nos permiten auscultar los resultados de nuestra labor, como son los cambios conductuales que se presentan en nuestros alumnos y entorno laboral, el impacto que producimos en la familia y la comunidad, el prestigio personal e institucional, etc.

JL.- ¿Usted cree que los profesores de hoy aman su profesión?

EQ.- Yo creo que en todo tiempo y lugar ha habido y hay tantos profesores que aman a su profesión como otros que se han convertido en parásitos mercantilistas de la Educación o en simples “ganapanes” repudiables. Sus propios alumnos y la sociedad son los encargados de diferenciarlos.

JL.- ¿A qué atribuye la baja calidad de la educación en el país? ¿Es el profesor el responsable?

EQ.- La baja calidad educativa actual en nuestro país, primordialmente, se debe al sistema socio-económico imperante al que estamos sometidos por los países capitalistas, con EE.UU., a la cabeza, que en forma abusiva e inhumana expolian irrestrictamente nuestros recursos tanto materiales como humanos en repudiable complicidad y contubernio con ciertos desvergonzados gobiernos y partidos políticos nacionales que se aprovechan de la coyuntura política para medrar y lucrarse deshonestamente del erario nacional, sin importarles la miseria en que se debate nuestro pueblo, amparándose en un manida “seudo democracia” y una mal entendida “pluralidad política de partidos”.

Estos malos gobiernos, entre sus desatinos y aberraciones, han propiciado la proliferación irracional y desmedida de centros educativos particulares de todo nivel que en su mayoría funcionan con fines desmesurados de lucro. El Estado, a pesar de ser el recaudador de impuestos del pueblo, está rehuyendo su responsabilidad constitucional de educar al pueblo y está promoviendo la mercantilización irrestricta de este servicio, y más aún, con su descabellada pretensión de municipalizarla, a sabiendas que casi la totalidad de nuestros Concejos Municipales del país no cuentan con la preparación ni los recursos económicos suficientes para viabilizar tal empeño, amén con un profesorado mal remunerado, sin oportunidades de actualización docente a su alcance y frente a un alumnado carente de los más indispensables recursos, es obvio la baja calidad educativa que agobia a nuestro país y cuya responsabilidad no se le puede ni debe atribuir totalmente al Magisterio.

JL.- ¿Usted cree que hay diferencias entre los profesores de ahora y los de antes?

EQ.- Siempre ha habido ciertas diferencias y es lógico y comprensible que las haya, puesto que vivimos diferentes momentos y realidades; sin embargo, dado el entorno moral de antaño, podemos decir que sí hubo más misticismo y vocación en la mayoría de nuestros maestros de antes, lo que no ocurre hoy, salvo honrosas excepciones.

JL.- ¿Cree que la Internet, al proporcionar todos los datos que requieren los alumnos con suma facilidad, sea, a parte del hogar por supuesto, la causante de la falta del hábito de lectura de los niños y jóvenes de hoy?

EQ.- Todas las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), entre ellas la Internet, son instrumentos útiles y efectivos que deben utilizarse en beneficio de la Educación. Por tanto, todo docente debe estar adiestrado en el uso de las computadoras para guiar a sus alumnos en una correcta y adecuada utilización que optimicen su aprendizaje.

La Internet no interfiere el hábito de la lectura, muy por el contrario necesita y exige de este indispensable hábito para su mejor utilización, ya que quien no sabe leer comprensivamente los textos que aparecen en el monitor o pantalla no sabrá aprovechar los beneficios de esta herramienta. No hay, pues, incompatibilidad entre ambos recursos, más bien son complementarios; por eso, no se debe descuidar, tanto en el hogar como en los CC.EE., promover e incentivar este beneficioso e insustituible hábito de la lectura.

JL.- Usted que ha trabajado en distintos colegios de la provincia, ¿qué diferencia encuentra entre los alumnos de esos colegios con los de Sucre?

EQ.- Las diferencias existentes son relativas porque sus realidades tienen muchas similitudes a pesar de la idiosincrasia peculiar de cada lugar. Hoy se está uniformizando por la ampliación de muchos servicios comunales (TV, telefonía, carreteras, centros de salud, agua, luz eléctrica, etc.). Pero hay algo importante que distingue a los alumnos de Sucre: Su afán de superación y sus aportes para el progreso, tanto de su colegio donde se educaron, así como para el pueblo que los vio nacer, por lo que los felicito y espero que esta tradición y buen ejemplo sigan las actuales y venideras promociones.

JL.- Con todo lo que está haciendo actualmente el gobierno, ¿cree usted que vaya a cambiar positivamente la situación en la educación de nuestro país?

EQ.- No creo que haya un sustancial cambio positivo a favor de la Educación en nuestro país. Creo, más bien, que se está desperdiciando la precaria bonanza económica actual en asuntos intrascendentes, dejando lo medular para un efectivo cambio estructural radical que necesita el Estado peruano. Una política de “parches coyunturales”, como la manoseada Evaluación a docentes y la pretendida Municipalización y privatización educativas, no son medidas efectivas para aliviar, menos para solucionar la problemática educativa. Necesitamos un cambio radical socio-económico del Estado que garantice y practique una auténtica democracia educativa que esté al servicio de las grandes mayorías desposeídas y no una elitista como la actual que sólo favorece a ciertos grupos de poder.

JL.- ¿En cuánto a ser un buen ciudadano; no piensa usted que el ejemplo y la enseñanza en ese aspecto dejan mucho que desear en las autoridades políticas, religiosas, educativas e incluso en los mismos padres de familia de hoy?

EQ.- Es una lamentable y preocupante realidad la que vivimos, donde la mala educación y el mal ejemplo de nuestras autoridades y aun de los padres de familia cunden y dejen mucho que desear, debido a que se ha generalizado esta crisis de valores espirituales en todas las esferas y que no viene a ser sino uno de los tantos resultados del nefasto sistema socio-económico capitalista, que ahora con su brutal “globalización”, está imponiéndose contra viento y marea. La única forma de contrarrestar esta cruda realidad es realizando un esfuerzo de labor conjunta de moralización, partiendo del hogar, las instituciones, muy especialmente en los CC.EE., donde deben fomentarse y ejercer una vida social en valores.

JL.- ¿Cuál es su opinión con respeto a la organización sindical conocida como SUTEP?

EQ.- En la realidad el SUTEP, aún no ha logrado constituirse como una organización sólida de lineamiento político clasista definido y dudo que lo logre, porque está conformado por agrupaciones de diferentes tintes políticos que siempre han actuado no en función del sindicato sino de acuerdo a la coyuntura política para defender sus intereses personales y de grupo, yendo así contra la unidad y consecuencia sindical, quitándole consistencia y coherencia al SUTEP; por eso, sigue siendo un sindicato del “sube y baja”, conforme lo podemos constatar en su trayectoria y en la actualidad, donde tanto sus agrupaciones y muchos dirigentes de tal sindicato son “gobiernistas” cuando su partido político está en el poder y “opositores” cuando bajan del poder, y así sucesivamente. Todavía no hay una genuina conciencia clasista, menos una capacitación doctrinal en la mayoría de sus componentes para que el SUTEP, se constituya en un sindicato unitario y representativo de los trabajadores de la educación en el Perú.

JL.- Durante el tiempo de su docencia ¿Fue usted un sindicalista?

EQ.- Por lo anteriormente expuesto, no fui sutepista y porque creo que no es la única forma de luchar contra los abusos y atropellos de los diferentes gobiernos de turno, sino que hay otros medios más sutiles y eficaces, como el de formar una autentica conciencia nacionalista en nuestros alumnos y comunidad, haciéndoles conocer: la importancia de nuestro glorioso ancestro cultural y así generar y acrecentar plenamente nuestra autoestima personal y social; la necesidad que tenemos de explotar y aprovechar nosotros mismo nuestros ricos y variados recursos naturales y humanos; aprovechar nuestras potencialidades y creatividad para forjar un país verdaderamente próspero y justo para todos los peruanos. El Magisterio tiene en sus manos la mejor herramienta para lograr este cambio radical tan anhelado: La Educación.

JL.- ¿Cree usted que el sindicalismo y la democracia pueden coexistir pacíficamente?

EQ.- Creo que el sindicalismo y una verdadera democracia, pueden coexistir armoniosamente y aún más, pueden contribuir a la plena realización de ambos; pero, dentro de esta seudo democracia en que vivimos, será imposible, ya que sus postulados e intereses siempre serán antagónicos e irreconciliables.

JL.- ¿Qué logros personales le dejó el ejercicio de la docencia?

EQ.- Haberme autorrealizado como persona humana y haber sido útil, en la medida de mis modestas posibilidades, a los CC.EE., y comunidades donde presté mis servicios docentes y ahora recibir en retribución muestras de afecto y gratitud como el mejor premio y estímulo para seguir viviendo.

JL.- ¿Ha tenido usted la inquietud de volcar su valiosa experiencia docente en algún libro?

EQ.- Sí, hace algún tiempo vengo preparando algo sobre Lingüística y Comunicación, así como sobre Gramática Castellana, ojala Dios me dé vida y luces para culminarlos y así poder llegar mi pequeño aporte a la juventud estudiosa y a mis esforzados colegas, muy en especial a aquellos que laboran en zonas rurales donde muchas de las veces no cuentan con un texto que les ayude en su labor docente.

JL.- Profesor, unas palabras finales para el profesor, para el padre de familia y juventud sucrenses.

EQ.- Habría mucho que decirles a cada uno de ellos, pero hoy sólo quiero exhortarles a que olvidando y superando discrepancias, trabajen en forma mancomunada y armoniosa en bien de sus CC.EE., así como de su pueblo. No olvidar que la unión hace la fuerza y que las futuras generaciones les agradecerán por sus acciones positivas, más no así por su desidia e inercia.

Celendín, viernes 30 de marzo, de 2007.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger