Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 22 de octubre de 2010

Opinión libre: El hombre del clima


Piscigranja del señor Obsvitio Aliaga
Es responsabilidad de nuestras autoridades exigir el retiro de la Calera “La Quintilla”. La experiencia de esta clase de inversiones en otros lugares demuestra lo nefasto de esta actividad que, aparte de no haber sido consultada con el pueblo,  por donde se la mire, será un desastre para la agricultura y ganadería de los alrededores y traerá enfermedades crónicas respiratorias, como asma, bronquitis, etc., etc.; de igual manera casos de cánceres de pulmón y enfermedades relacionadas con la piel.
No debemos caer en la trampa del empleo y, por ganar unos miserables centavos, colaboremos con la ambición de estos señores que muy bien saben lo que hacen y  que, a consecuencia de ello, tenga que sufrir todo un  pueblo. Hay otras formas de hacer empresa señores Silva, como es el caso de la piscigranja del señor Obsvitio Aliaga y  asi ganar  y dar empleo pero sin atentar contra la salud de nadie (NdlR)
Para conocer algo más de lo que significa CONTAMINACIÓN AMBIENTAL  publicamos a continuación un artículo del diario El Comercio del domingo 8 de noviembre del 2009:

El hombre del clima

Hoy se habla mucho del calentamiento global. Nadie, sin embargo, parece recordar al científico sueco Arrhenius, quien en 1896 explicó la existencia del efecto invernadero.

Svante August Arrhenius
Galardonado con el Premio Nobel de Química en 1903, Svante August Arrhenius (1859-1927) propuso en 1896 la existencia del efecto invernadero. Y no sólo esto. Calculó, además, los efectos de un hipotético aumento atmosférico del dióxido de carbono (CO2), por entonces llamado ácido carbónico. Su trabajo publicado en “Philosophical Magazine”  a fines del siglo XIX, se tituló: “Sobre la influencia del ácido carbónico del aire en la temperatura del suelo”. Su intención era contribuir con las discusiones de la Sociedad de Física de Estocolmo sobre las causas de la última Era del Hielo. Se preguntaba si de alguna manera la temperatura promedio de la superficie es influida por la presencia en la atmósfera de gases que absorben calor. En esa revista explicó también que “la atmósfera actúa como vidrio de un invernadero porque deja pasar los rayos de luz solar, pero retiene los rayos oscuros de la tierra”. Elaboró unas tablas para mostrar las concentraciones del ácido carbónico y su relación con los cambios de temperatura.. “Ahora podemos preguntarnos cuán grande ha de ser la variación del ácido carbónico en la atmósfera para causar un determinado cambio de la temperatura”, escribió. Arrhenius estimó un alza de entre 5 a 10 grados centígrados derivada de la mayor concentración de ese gas en la atmósfera. Mencionaba cómo el Polo Norte había cambiado drásticamente su fisonomía hasta cubrirse de hielo, presuntamente por reducción de tal gas en un determinado período. Afirmó que si la concentración del carbono en la atmósfera se triplicaba(a valores de esos dos años) las temperaturas de la región ártica subirían hasta 9 grados, derritiendo su blanca capa. Analizó en profundidad la quema de combustibles fósiles –carbón- y alertó sobre su impacto climático. Hoy sabemos que cualquier porcentaje de dióxido de carbono superior a 350 partes por millón (PPM) –andamos por los 390 ppm-, intensifica el efecto invernadero y eleva la temperatura global, lo que afecta negativamente los ecosistemas. El efecto invernadero es un fenómeno natural propio de la Tierra que ayuda a mantener las temperaturas adecuadas para el desarrollo y sostenimiento de las diversas formas de vida que la pueblan, incluida la humana. Su balance es muy delicado y frágil. En el último medio siglo la quema de combustibles fósiles, carbón y petróleo ha aumentado sostenidamente y con ello las emisiones de CO2. La temperatura promedio de la Tierra va en aumento y los efectos del cambio climático se padecen por doquier.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes toda la razon Palujo, estos señores deben retirarce pacificamente de nuestro pueblo si realmente de identifican con nuestra tierra, ya que ellos sulen decir que son Sucreños pues demuestren el verdadero amor por su tierra, inviertan en proyecto sustentables como claro ejemblo esta la piscigranja de Ing. Aliaga que aparte de generar empleo atrae turismo, les Pregunto Señorers Silva con lo que estan destruyendo creen que los turistas vendran la respuesta es no y esto afectara la concurrencia de los turistas al museo que se plantea hacer en nuestro pueblo, Señor Silva Ud. tiene hijos profecionales he escuchado que tiene un abogado un agronomo y un administrador que lamentablemente lo estan asesorando muy mal, ya que ellos al parecer no sienten ningun cariño por Sucre porque no nacieron ni se criaron en él, no atenten contra nuestro pueblo como lo hicieron en otros lugares, a ello tambien le sugiero Señor Silva no haga caso a los concejos del Señor Julio Horna (Loba) que imponiendo y a la fuerza no se logran las cosas,o ha cambio un plato de comida compraras conciencias si no fijese como es que perdio el Dr Wilson Zavaleta en dos oportunidades si no es mas por la sencilla razon que handaba con Julio Loba y este tipejo tiene muchos anticuerpos por los abusos que cometio desde que pertenecia a la guardia civil y hasta la actualidad y ahora ud. lo tiene como aliado o socio, ya los tiempos ya cambiaraon ya nadie agachara la cabeza, asi que sñor silva no le haga mas daño ni atente contra nuestro querio pueblo de Sucre, espermos que el señor Fernado Chávez que este enero asume la alcaldia entre con mano firme y ponga las cosas en orden y mas que él quien sera el indicado en defender la naturaleza y la vida humana como hermano o religioso que es.
GRITEMOS TODOS LOS SUCREÑOS A UNA SOLA VOZ NO A LA MINERIA INFORMAL

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger