Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 31 de octubre de 2017

(Conciencia Crítica) La belleza de la libertad LA EXTRAORDINARIA AVENTURA (*)

Por Mario Peláez

No se requiere ni de menudas explicaciones para saber que la libertad es uno de los derechos que mejor caracteriza y define al ser humano y que sin embargo no todos gozan de ella a causa de intereses egoístas de los grandes propietarios del mercado : de la industria y el comercio; de la banca y los servicios; de la educación y la cultura, y de los medios de comunicación (¿Pero acaso las redes sociales – internet no democratizan la información y la comunicación?. En parte sí; aunque ya viene implementándose sistemas de control y distorsión por parte de los gobiernos y transnacionales del primer mundo. Chau… “quinto poder digital”).

Felizmente el ser humano tiene una extraordinaria facultad que jamás poder alguno podrá privatizar, limitar y mancillar, y se llama IMAGINACIÓN. Con ella no solo podemos mejorar la realidad sino crear otros mundos (la propia cosmogonía es su propia criatura en primera instancia, y los mitos los preámbulos del conocimiento científico). Pero donde la imaginación ratifica la libertad sin límites es en el arte. Aquí la libertad se embellece al consustanciar con la pintura, con la escultura, con la música, con la danza y la literatura, y entonces nos embellece.

En el ámbito de la literatura, la libertad y la imaginación se asocian (haciendo una bella trenza) con la PALABRA, en la novela, en la poesía, en el cuento y la dramaturgia. Se trata de la palabra vida, de la palabra que palpita en la conciencia y crece como conceptos, como argumentos llenos de imágenes y personajes (de inmortales como Quijote, Hamlet, Emma Bovary, Paco Yunque) que nos nutren de emociones, de suspenso, de intrigas, de ironías y solidaridades, liberándonos del bostezo y de la grisura de la cotidianidad. Y es que la libertad en la literatura incentiva hechos, propone nuevos que el conocimiento científico no podría hacerlo por su compromiso con la lógica y la racionalidad, siempre al ras del suelo…

Pero el privilegio de gozar de la libertad, de la bella y absoluta libertad no solo es patrimonio del escritor, no solo él puede volar por los confines del universo y hasta desafiar a los dioses, sino también el lector es titular de este privilegio, pero es necesario que el lector multiplique su atención a fin de rescatar lo que no está expresamente en el texto, que solo se siente que está en la salita de espera o entre líneas. Más ahora que la literatura ha ampliado su ámbito con elementos del ensayo, de la crónica y la filosofía. Entonces ya no se trata únicamente de que la literatura emocione y entretenga, sino también movilice la conciencia. Ahora se prefiere la novela y el cuento con finales abiertos, llenas de preguntas que el lector debe abordar. No recuerdo que autor afirma que el buen lector es aquél que al leer pone de su parte tanto como puso el escritor. Así, siendo la literatura el reino de la libertad, requiere de magistrales lecturas y de lectores cómplices. Dicho sin hipérbole.

Borges decía sentirse orgulloso y más gozoso de lo que ha leído, que de lo que ha escrito. Nosotros también podemos gozar orgullosos de la belleza de la libertad en la literatura. Aventura del mestizaje de las imágenes y de las palabras. (Hasta el próximo domingo, amigo lector).

* A propósito del evento sobre LA PALABRA que realizará la Universidad Católica del 23 - 25 del presente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger