Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

jueves, 2 de diciembre de 2010

DICIEMBRE, MOTIVO DE REFLEXIÓN


                                                                                                     Por Jorge Horna


Adviento, preparación religiosa para la llegada del 25 de diciembre, celebración del nacimiento de Jesús, hijo de la Virgen María y el modesto carpintero San José.

Sostiene el filósofo Erich Fromm  que los primeros cristianos formaban una hermandad de entusiastas oprimidos social y económicamente, que se mantenían unidos por un lazo de esperanza y odio. La masa cristiana creció y fortaleció, y ante la opresión romana, que cada vez se hacía más cruel, los seguidores de Cristo organizaron revueltas en pos de su liberación. Toda una convulsión social en aquella época.

Con el devenir del tiempo y pasadas centurias, aparece la Iglesia que es copada y dirigida por las clases dominantes. Se crea el dogma de Jesús. La rebeldía de antaño se transforma en la sumisión de hogaño.

Pero hay cristianos que desde la Iglesia han reflexionado ante la oprobiosa situación de millones de personas en el mundo. Entre nosotros, el sacerdote Gustavo Gutiérrez expresa: La pobreza no es un hecho natural, (…) si nosotros los seres humanos hemos producido la pobreza, también podemos acabar con ella, pues un auténtico cristiano debe tener una opción preferencial por el pobre. Estas afirmaciones son el credo y consigna de la TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, doctrina que el padre Gutiérrez ha planteado.

En una entrevista periodística, el padre Gutiérrez se refiere a los escritores de nuestro medio. Así, dice: Vallejo habló del sufrimiento del pobre, del campesino mayoritariamente indígena. Hablar de Vallejo, y de lo que decía, es hablar del sufrimiento del Perú hoy. Y con respecto a José María Arguedas: Era un mestizo, sentía en las entrañas, y sufría la situación de los insignificantes (los pobres).

En “Los heraldos negros” dice el poeta:

Hay golpes en la vida, tan fuertes…Yo no sé!
(…)
Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
(…)
Y el hombre Pobre…pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

En  “Los dados eternos”:

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa el haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es la costra fermentada en tu costado
tú no tienes Marías que se van.
 .
Otro poeta peruano contemporáneo, José Watanabe, en su libro La piedra alada, versifica:

Oh tierra natal, perdóname, yo aún soy el necio
que aplaude a ese Dios de las equivocaciones
                                                            y te huye
                                                           (La plaza)

Algún día, Dios mío, alcanzaremos a decirte
de qué materia estamos hechos
                                                  (Los gorriones)

Y a manera de conclusión, “Dime”, la hermosa melodía y letra del cantautor español José Luis Perales, en youtube. Gracias al cibernauta José Aliaga, quien  inserta la aludida canción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger