Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

sábado, 28 de abril de 2018

PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES DE SUCRE Y JOSÉ GÁLVEZ Y SU IMPACTO POSITIVO EN EL TURISMO.


Escribe. Ing. Secundino Silva Urquía (*)

En el último de mis artículos, que José Luis Aliaga se digna en publicar en el blog “Chungo y batán”, he sugerido tres proyectos de impacto positivo para el desarrollo de los distritos de Sucre, José Gálvez y Jorge Chávez, en Celendín. Uno: “construcción de la planta o plantas de tratamiento de aguas residuales de las ciudades de Sucre, José Gálvez y caseríos de su campiña”; dos: “Construcción de represas y redes hidráulicas para riego tecnificado en la campiña”; y tres: “Construcción de un centro económico-comercial para Sucre, José Gálvez, Jorge Chávez y caseríos”, en el paraje denominado El Isco”.

Como en octubre de este año habrá elecciones municipales para renovar alcaldes en todo el Perú; espero que los aspirantes al sillón municipal de estos tres distritos, muy cercanos entre sí y a la capital de la provincia Celendín, tomen en cuenta estas ideas y lo consideren en sus respectivos planes de gobierno que presentarán ante el Jurado Nacional de Elecciones.

El objetivo del presente artículo es abundar un poco en los alcances del primer proyecto y señalar su impacto positivo en las actividades turísticas. Los tres últimos gobiernos locales de Sucre, encabezados por Rómulo Machuca, Fernando Chávez y Wilson Zavaleta, han impulsado en el predio “El Común”, cerca de los caseríos “La Victoria” y “Conga de Urquía”, el proyecto “Parque ecológico encanto de Sucre”. Este tipo de proyectos, bien enfocados, propician el equilibrio en la relación población y medio ambiente. Por tanto, se los debe concebir como opción participativa e integradora; es decir, para garantizar la participación más amplia de la colectividad urbana y rural en su implementación, manejo, cuidado y también en los beneficios. En tiempos en que se intensifican debates acerca del calentamiento global, cambio climático, conservación del medio ambiente, Ecología, etc.; se debe procurar que la población conozca los objetivos y alcances de los proyectos ecoturísticos y de otro tipo, que impulsen los gobiernos locales; que sus sugerencias sean escuchadas y tomadas en cuenta; y que su participación organizada en su mantenimiento quede garantizada.

La “Cooperativa Agraria Atahualpa Jerusalén de Trabajadores Limitada, Cajamarca – Perú” (“Granja Porcón”) es un modelo a seguir, sin calco ni copia, para este tipo de proyectos. Con su extensión de doce mil hectáreas a una altitud de 3500 m.s.n.m.; alberga a varias unidades productivas, como: fabricación de lácteos, apicultura, piscicultura, maderera, ganadería diversa; y lo que es más importante: el turismo ecológico y vivencial. Todas estas actividades dan empleo y han mejorado el nivel de vida de la colectividad.

La actual gestión edilicia, que encabeza Wilson Zavaleta Pérez, magnificó algunos trabajos o mejoras del parque y los promocionó como “grandes obras en favor del desarrollo turístico de Sucre”, olvidando totalmente al tan prometido “desarrollo agropecuario y empresarial”; algo similar hicieron las dos gestiones anteriores. Lo que es incomprensible es la persistencia secular en el nefasto y peligroso centralismo del pasado; ese que ha ocasionado que el otrora concurrido y colorido Sucre, afronte el negativo “divorcio” entre ciudad y medio rural, sufra el aislamiento de la ciudad de Sucre con relación al campo, y sienta el peligro de partirse en dos como distrito. La actual gestión continuó administrando la comuna en la misma línea, inalterable ya por casi 12 años; es decir, ignorando a los centros poblados y caseríos. Solo la gestión del Ing. Douglas Rojas Zegarra, le hizo un “corte” al construir las trochas carrozables: “Loma del Indio - El Porvenir” y “Calconga - Bellavista de Cajén”, y otras obras en algunos caseríos. Ojalá la próxima gestión, tome la idea de hacer un proyecto de integración vial y de desarrollo distrital. El proyecto turístico debe ampliarse y ser integral, rural-urbano, para que inserte al distrito Sucre en la ruta turística hacia Leimebamba y fortaleza Kuélap, en Amazonas; debe abarcar al ámbito rural porque allí hay potencialidades como: restos arqueológicos en La Lechuga, Coñorcoto, Poyo Shuito; extenso paisaje natural y paradisíaco, con  conformaciones rocosas que muestran efectos y texturas de la desglaciación de millones de años; variada fauna y flora; bosques nativos de Wirawira, Santa Rosa y Vigasmayo; accidentes geográficos como “El tragadero del río Tincat”; la reaparición del mismo río al pie de la cueva “El Telar”, en La Quesera; la cueva y quebrada de Shuiturumi en El Porvenir, donde se dio la balacera y captura del entonces joven político y posteriormente célebre escritor, Ciro Alegría Bazán en octubre de 1932; etc.

De otro lado, es necesario tomar en cuenta, que la campiña del proyecto eco turístico, es receptora de aguas servidas de las ciudades de Sucre y José Gálvez; y aún no se le ha dado la atención debida. Hay obras que para tener un óptimo funcionamiento, requieren del diseño y ejecución de otras. Las aguas residuales no tratadas correctamente implican focos infecciosos y peligros latentes para la salud de la población, y no solo en el punto de descarga; la afectación puede extenderse por la bioacumulación y biotrasmisión de bacterias o virus en las cadenas alimenticias. Si la descarga y/o acumulación de aguas residuales está mal confinada, como en pozos, lagunillas o ríos, por efectos de la eutrofización generan vegetación abundante que afecta a las especies acuáticas como batracios y peces, y también a las áreas recreativas. Así que, aquí es indispensable tratar las aguas servidas o residuales que contaminan el aire, el agua y los suelos de la zona agropecuaria. Los gobiernos locales de los distritos de Sucre y José Gálvez, deben de coordinar y usar la mancomunidad municipal e invertir en el proyecto de una planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR), o hacerlo por separado; a fin de lograr la reutilización de las mismas. Las PTAR de Sucre y José Gálvez generarían impactos positivos en una mejor productividad y rentabilidad de estanques de peces; mayores actividades y rentas turísticas y recreativas; bajo costo en la revitalización de suelos para mayor productividad agrícola y forestal; etc.

En conclusión, el tan promocionado “Parque ecológico encanto de Sucre”, puede llegar a ser tal, solo si se construye la planta de tratamiento de aguas residuales de Sucre y José Gálvez (PTAR), y se amplía incorporando en sus alcances a los atractivos turísticos del ámbito rural.
                                                                                Lima 17 de abril del 2008.

(*) Ingeniero Civil, diplomado en “gerencia de proyectos” y “Gestión Ambiental y Evaluación del Impacto Ambiental”.

Vídeos



Fotografías

Planta de tratamiento de aguas residuales de José Gálvez (Huacapampa) ubicada en Chaquil hasta su llegada al túnel de Sucre.


Planta de tratamiento de aguas residuales de Jorge Chávez (Lucmapampa)


Posas de oxidación mal ubicadas, convertidas en piscinas de canotaje y criadero de aves.


Vídeos y fotografías Chungo y batán.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger