Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

sábado, 15 de julio de 2017

SUCRE- CELENDÌN, HACIA LAS ELECCIONES MUNICIPALES DEL 2018 Y SU FUTURO

Por. Secundino Silva Urquía
 
Sucre, otrora distrito líder de la provincia de Celendín, está sumido en una profunda crisis. Está en el mapa de “pobreza extrema”, como casi todos los de la región Cajamarca; la misma que por quinto año consecutivo, es la más empobrecida y con mayor índice de desnutrición infantil en el Perú, según el INEI.
 
Lo anterior es la mejor muestra, y para el mundo entero, del fracaso del sistema capitalista y su modelo extractivista, minero-rentista y neoliberal. Lo reafirmamos. También es fracaso de los sucesivos gobiernos de la derecha centralista, corrupta y vende-patria que han manejado los destinos del Perú republicano. Y finalmente, es resultado de la angurria de las empresas transnacionales como GLORIA, que explota a los campesinos pagándoles solo 90 céntimos de sol por cada litro de leche; y de la minera YANACOCHA SRL, que durante los últimos cinco lustros generó la falsa expectativa que: “con explotación minera, los cajamarquinos saldrían de la pobreza, muy rápidamente…”
La paradoja es que: explotando la segunda mina de oro más grande del mundo; para la región que lo alberga y población que lo acoge, el desempleo y nivel de empobrecimiento empeoró dramáticamente. Los desesperados asesores de la transnacional minera y algunos convenidos que se acostumbraron a vivir de las migajas (“canon minero”); incapaces de refutar esta verdad, tal como no podrían tapar al sol con un dedo, mienten y expresan que: “Cajamarca y distritos está en empobrecimiento extremo por culpa de los ambientalistas que pararon CONGA”; es decir, gritan: “ ¡al ladrón!, ¡al ladrón!, señalando en una dirección, mientras verdaderos ladrones llevaron el botín a otro lado…”
Pero volvamos a Sucre, en Celendín. Hasta los inicios de la década de los setenta, su ciudad capital mantenía una relativa integración socioeconómica con sus caseríos o medio rural. Había intercambio comercial, pese que las vías de comunicación eran simples y accidentados caminos de herradura. La autoridades, con alguna honrosa excepción, en vez de reforzar o afianzar esta relativa integración, reemplazando caminos por trochas carrozables, asumieron una política distritalmente centralista. En la década de los ochenta, construyeron la carretera hacia el distrito Oxamarca, por una ruta que no conecta a la ciudad capital con sus caseríos o anexos; y se olvidaron de éstos.
Los caseríos más productivos de Sucre, abandonados y marginados, reaccionaron y construyeron trochas hacia Cruzconga; así se vincularon directamente con Celendín y Cajamarca. Años después consolidaron su mercado en Cruzconga y el comercio en la ciudad de Sucre decayó paulatinamente hasta desaparecer. Actualmente la población de las ciudades de Sucre, José Gálvez y Jorge Chávez, más la de sus respectivos anexos de la campiña que los rodea, realizan la totalidad de sus transacciones comerciales en ciudad de Celendín; como si fuesen simples caseríos de ese distrito. Guardo en mi memoria la frase del sastre sucrense Segundo Cotrina Aliaga: “…para comprar un canuto de hilo, tengo que viajar más de 9.00 Km. hasta Celendín...” Esa es su realidad.

Este resumido diagnóstico de Sucre; cobra mayor vigencia y preocupación con la ya expresa voluntad de muchos ciudadanos del centro poblado Calconga y sus nueve caseríos de gestionar la conformación de un nuevo distrito, separándose de Sucre. Para autoridades y ciudadanos de caseríos de la altura, los argumentos no puede ser otros: “el olvido y marginación de Sucre, el principio de libre determinación de los pueblos y la vigencia de la ley de creación de nuevos distritos”. El año 2006, el entonces candidato a la presidencia regional, Jesús Coronel, llegó a Calconga y prometió apoyar la creación del nuevo distrito; electoralmente le fue bien, Fuerza Social arrasó y salió electo. Desde entonces tal idea va teniendo mayor difusión y acogida; nos guste o no.

En tal sentido, reiterando la ¡ALERTA! (no del pasquín que distribuyó el equipo del actual alcalde en las elecciones del 2014); en mayo último, escribí un artículo titulado: “SUCRE (CELENDÌN). ¿DISTRITO QUE SE PARTIRÀ EN DOS?”, que publicó la revista “LABRADOR” 2017. Debo agradecer a cuatro paisanos que me han llamado y escrito para mostrarme su preocupación por Sucre: el Ing. Douglas Rojas Zegarra, ex alcalde del distrito, sostiene que “hay mucho por hacer en Sucre y es deber de los profesionales apoyar inquietudes ciudadanas”; José Luis Aliaga Pereira, escritor y luchador social radicado en Celendín, me dijo: “tus opiniones son favorables para el distrito; si no hablas la gestión municipal no acciona, solo reacciona cuando criticas su dejadez…”; el Ing. Leoncio Reyna Mariñas, desde Lima, me escribió esto: “... hermano Secundino. He leído tu artículo publicado en el Labrador 2017, en el que informas de la formación de una comisión en Calconga para formar un distrito. Con todo el respeto que se merecen nuestros paisanos opino que es un grave error dividir a nuestro distrito anteponiendo razones personales a las de todo nuestro distrito. Por tal motivo te pido que hagas algo de ser posible para que nuestro Sucre no se divida y luchemos todos para su desarrollo. Gracias por atenderme…”; y César Humberto Chamán Silva, radicado en Ferreñafe, se reunió conmigo en un céntrico restaurante de la ciudad de Chiclayo, el domingo 02 de julio; él, más conocido como “pepey”, percibe y expresa que: “hay mucha indiferencia en los sucrenses, pero aún cree posible conformar un equipo de ciudadanos, que asuma el compromiso de aportar para transformar al distrito…” Los sucreños debemos reflexionar y ser conscientes que las tareas para sacar adelante nuestro distrito, rebasan a participaciones y voluntades individuales. No existen mesías ni personajes salvadores.
 


El 2018, será año electoral. Como en todo el Perú, ya surgen los candidatos al gobierno local de Sucre. Desde luego que algunos, más que por sentirse capacitados para servir al pueblo, se lanzan en busca de cuatro años de empleo y beneficio personal; pero seamos positivos y, desde el llano, contribuyamos a que surja alguna buena opción. En función a las próximas elecciones municipales y al futuro de nuestro distrito; impulsemos la conformación de un colectivo o ente centralizador, que nos convoque a los grupos humanos, profesionales, políticos y ciudadanos en general, para debatir, acordar y consolidar una propuesta política seria de transformación de nuestro distrito. De una especie de Asamblea Distrital, deberá surgir el gran acuerdo acerca del modelo de distrito queremos y debemos construir; y a esa propuesta deberán ceñirse todos los candidatos a la alcaldía. Sus diferencias solo debería estar en “el cómo” harían su gestión para lograr los objetivos planteados y requeridos por el pueblo. Mayo del 2018 debe ser fecha límite para lograr esto; esperemos que no sea la última oportunidad para nuestro Sucre.

Lamentablemente, una vez más, Sucre ya vive la realidad de una actual gestión edil improductiva y de promesas incumplidas. Un lustro más de esperanzas perdidas; pero que puede significar muchos más de seculares atrasos, si los sucreños continuamos sumidos en la indiferencia, el conformismo y la resignación.
Piura, 10 de julio del 2017

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger