Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

miércoles, 7 de febrero de 2018

Narrativa: La capada (Anécdota)

Por José Luis Aliaga Pereira 



LO VIERON SUBIR LAS ESCALERAS, balanceándose con dificultad, como un pato, y acezando la fatiga de los tres pisos del edificio del Gobierno Regional. Les causó sorpresa porque pensaban encontrarlo en plena campaña electoral por La Conga, tierra de donde procedían. Pasó frente a ellos sin mirarlos. No parecía un candidato que deseaba ganar las elecciones; ni, según dedujeron después, había cambiado su manera de ser: un hombre parco y mandón. 

—¿Él es el Willy del que tanto hablan? —preguntó Elmer, luego que el candidato desapareciera tras el abrir y cerrar de las puertas de la oficina del Vicepresidente Regional, y de escuchar de quién se trataba, cuando el grupo cuchicheó, juntando cabezas, ni bien apareció el voluminoso personaje. 

—Sí —dijo Amílcar, el mayor de todos —. Me conoce; pero, como han visto, se hace el cojudo. 

—Ah, ¿éste es el que se desinfecta las manos con alcohol, después de saludar y prometer trabajo a los campesinos? —preguntó Elmer. 

—Sííí —respondieron todos. 

—Sin disimulo, se acerca a su vehículo —contó Amílcar—, abre la puerta delantera, saca el frasco de alcohol y, sonriendo, como si nadie lo viera, se lava las manos, mientras conversa con uno de sus acompañantes. 

—¡Hoy lo capo! —dijo Elmer, frotándose las manos. 

—No vayas a cometer un disparate —le advirtió Amílcar mirándolo a los ojos. 

Todos conocían a Elmer. Era un joven audaz, atrevido. Podía hacer cualquier cosa cuando algo lo motivaba; mucho más si se trataba de un insulto a los hombres y mujeres de su pueblo. 

—De hoy no pasa, lo juro. Hoy lo capo —insistió Elmer volviéndose a frotar las manos. 

Habían llegado temprano a las oficinas del Gobierno Regional. Esperaban que su Vicepresidente les hiciera entrega de un centenar de tubos para instalar el desagüe de su caserío. 

Cuando escucharon que se abría la puerta de las oficinas de la Vicepresidencia y salía el candidato estirando la solapa de su saco, Amílcar, quiso detener a Elmer, pero éste se adelantó y lo abrazó con fuerza. 

—¿Cómo está don Wilito? —Elmer, como nunca, habló con voz dulce. 

—¿Qué pasa cholito? —dijo el candidato tratando de zafarse. 

Elmer, al sentir su esfuerzo, retiró el brazo izquierdo, pero apretó más con el derecho. 

—Somos de La Conga, don Wilito. ¿Acaso no se acuerda? 

—Por ahí tenías que haber empezado pue’ cholo —dijo el candidato, un poco más tranquilo —. ¿Y qué hacen aquí? —preguntó. 

Elmer bajó un poco la presión con la que abrazaba al candidato; pero no lo dejó, hasta que estuvieron fuera del edificio, donde, muy sonriente, aprovechó la pregunta para explicarle: 

—Don Wilito, estamos esperando que nos entreguen un centenar de tubos que el mismo Vicepresidente ofreció. Ya tenemos la orden, pero nos falta para la gasolina —Elmer, con cara triste, le habló señalando una camioneta vieja que estaba estacionada a pocos metros del vehículo del candidato. 

—¿Y cuánto pue’ necesitan? 

—Su volunta, don Wilito, su volunta. 

El candidato, abrió la puerta delantera de su camioneta 4x4, se quitó el saco y, luego de colocarlo en el respaldar del asiento ubicado detrás del timón de su vehículo, le entregó cien nuevos soles que extrajo de su billetera. 

—Ten cholo, y no olviden que seré su nuevo alcalde —le dijo. 

Los compañeros de Elmer miraban, sacando sus cabezas, desde las ventanas del edificio. 

Elmer recibió el billete y, dando un brinco, gritó, sorprendiendo al mismo candidato que lo miraba por encima de la montura de sus anteojos: —¡Lo capé!, ¡lo capé!, ¡lo capé! 

—No me puedo olvidar —repite una y otra vez Elmer, cuando se reúne con sus paisanos —. Después de la capada —agrega matándose de la risa—, comimos pollo a la brasa y, a su nombre, nos tiramos un bombón. 

Glosario: 

Mandón: Autoritario. 
Capada: Extirpación de los testículos de un cerdo, toro o cualquier animal de carga. Bombón: Borrachera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger