Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 10 de noviembre de 2017

El pensamiento comunista I (Antología) Por Alberto Flores Galindo.

"Este libro recoge textos que ilustran el pensamiento comunista peruano entre 1917 y 1945".


En esta oportunidad copiamos una interesante carta que José Carlos Mariátegui enviara a Moisés Arroyo Posadas que fue publicada, junto a otras, en Allpanchis, Cusco, N° 16, p. 70-74, 1980:

POLÉMICA CON EL APRISMO

Lima, 30 de julio de 1920.- Querido compañero Arroyo Posadas. Le debo una carta desde hace varias semanas, pero el deseo de responderle ampliamente se ha complicado con mis ocupaciones extraordinarias, para retardar la respuesta. Y es el caso que hoy mismo no puedo dirigirle la extensa carta que quisiera escribirle porque mi trabajo continúa siendo excesivo y no puedo consentirme sino unos minutos de paréntesis en su prosecución. Estoy revisando y anotando los originales de los libros que debo enviar a Buenos Aires para su impresión. Uno es como ya Ud. sabe la "Defensa del Marxismo" y otro un volumen de ensayos esteticos: "El Alma Matinal y otras estaciones del hombre de hoy". Trabajo también en el libro que sobre ideología y política nacionales publicaré en las ediciones "Historia Nueva", de Madrid.

Este último libro, precisamente contendrá todo mi alegato doctrinal y político. A él remito tanto a los que en "7 Ensayos" pretenden buscar algo que no tenía porque formular en ninguno de sus capítulos; una teoría o un sistema políticos, como a los que, desde puntos de vista hayistas, me reprochan excesivo europeísmo o insuficiente americanismo. En el prólogo de "7 Ensayos" está declarado expresamente que daré desarrollo y autonomía en un libro aparte a mis conclusiones ideológicas y políticas. Por qué, entonces, se quiere encontrar en sus capítulos un pensamiento político perfectamente explicado? Sobre la fácil acusación de teorizante y europeísta que puedan dirigirme quienes no han intentado seriamente hasta hoy una interpretación sistemática de nuestra realidad, y se han contentado al respecto con algunas generalizaciones de declamador y de editorialista, me haré justicia, con cuanto tengo ya publicado, lo que muy pronto, en el libro y en la revista, entregaré al público.

Como tengo plena confianza en su discreción, y no dudo de que de una carta confidencial no hará Ud. uso público, le adjunto copia de una carta que dirigí hace unos meses a nuestro compañero Rabines respecto a mi divergencia con haya. Esa carta expone, a grandes rasgos, el verdadero carácter de esta divergencia.- Puede Ud. después de haberla leido, hacerla conocer al compañero Espinoza.

Como por ese y otros papeles podrá Ud. comprobar yo he agotado en el debate privado con Haya todos los medios de hacerlo aceptar una disciplina de grupo y de doctrina. Haya se ha obstinado en imponernos sin condiciones su caudillaje. Y yo habría asumido una gravísima responsabilidad si, constatada su resistencia absoluta a situarse en un terreno más serio y ella, no hubiese tomado posición contra las desviaciones sucesivas a que el aprismo nos iba conduciendo. Si de algo he pecado, ha sido de espíritu tolerante y conciliador. Abrí a Haya, atendido a sus protestas revolucionarias marxistas, -he averiguado después que en materia de marxismo no ha aprendido nada- un crédito de confianza quizá excesivo.

No creo, por lo demás, que sea el caso de hablar de una división. Todos los elementos responsables y autorizados de nuestra tendencia ideológica están con nosotros, en el trabajo de dar vida a una agrupación definida, realista, de masas. El grupo que preside Rabines en París ha disuelto la célula del Apra: el de la Paz se ha pronunciado en el mismo sentido; el de Buenos Aires nos ha hecho saber que seguirá disciplinadamente la linea que trace la mayoría; el de México ha entrado en un camino de franca rectificación de sus errores. Fuera de este movimiento, no quedan casi sino elementos sin adhesión efectiva al socialismo, agitadores y guerrilleros dispersos de un nuevo caudillaje.- Y esta actitud, este personalismo caudillista, que apela desesperadamente a la pequeña burguesía, es lo que está más próximo al leguiismo. En apariencia es lo que más belicosamente lo ataca, solo porque siente que lo suplanta. Es la rebelión del joven contra el patriarcado que dura demasiado. Puro complejo de Edipo, dentro de un psicoanálisis o un freudismo político.- El proceso leguiista es la expresión política de nuestro proceso de crecimiento capitalista, y si algo se le opone radicalmente, si algo es su antítesis y su negación, es justamente nuestro socialismo, nuestro marxismo, que pugnan por afirmar una política basada en los intereses y en los principios de las masas obreras y campesinas, del proletariado, no de la inestable pequeña burguesía.

(...)

Salude a los amigos y camaradas y reciba el más cordial saludo de su affm. compañero.- Firmado.- José Carlos Mariátegui.

Nota: ¿Sabía usted que Roque Benavides aparte de aprista es sobrino nieto de Haya de la Torre y amigote de Alan Garcia?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger