Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 1 de agosto de 2017

A QUÉ LLORAR SOBRE LA PATRIA DERRAMADA… Por Arturo Bolívar Barreto.





Narciso Espinoza y Melitón Cadillo

Campesinos de Huallacancha y Taruscancha
(Caseríos infectados por Antamina)
Fueron condenados a 24 años de cárcel por secuestro
En agravio de la señorita Lesly Chojeda y un acompañante,
Funcionarios de segundo orden enviados por la minera
Para mecer a la tontaina
Burlados una vez más
Los hombres habían subido a bloquear el camino
Las mujeres exigían la presencia de un directivo
El ambiente era tenso
Los empleados enviados por la mina se sintieron intimidados
(Los policías de su custodio habían desaparecido
Esto parecía un ardid,
La funcionaria declaró después que fue “abandona por los agentes policiales”)
La Sala de Huari ha decretado en abril último
24 años de prisión por secuestro
Para los dos dirigentes comuneros
No obstante que la señorita Chojeda declaró
En el juicio que no podía relacionar a las dos personas
Con los hechos, “Ellos se encontraban en el cerro y desconozco
Si dieron indicaciones a las señoras que me cuidaban.
Sólo fui retenida, nunca fui agredida, nunca fui violentada.
Luego una campesina me llevó a cenar a su casa,
A la mañana siguiente yo salí sola, no fui “liberada”.
Fue entonces que vi al señor De la Flor, vicepresidente de la mina
Que, alertado, ya se estaba reuniendo con los comuneros”

Sólo así el señor Pablo de la Flor, hombre fuerte de la mina,
Que se jactaba de ser experto en solución de conflictos
Pero enviaba frecuentemente interlocutores sin autoridad
Se dignó reunirse con los comuneros
Firmó diez compromisos
Ninguno de los puntos fue cumplido
“Después nos dimos cuenta que nos había palabreado”
En cambio, su respuesta fue otra y lapidaria:
Apuró la denuncia para meter presos a los líderes comunales
Así, la señorita Chojeda elevó su denuncia
Y la Fiscalía Superior Mixta de Huari
Acaba de satisfacer la demanda justiciera de la mina
Para escarmiento de los enemigos del progreso

A qué llorar sobre la patria derramada
No son éstas las horas del lamento
Los grandes depredadores son los titiriteros de la farsa
Y los doctos que le sirven
Luego serán llamados para servirles desde el Estado

El representante principal de la mina
El señor Pablo de la Flor
Aquel que se jactaba de gran negociador de conflictos
Pero enviaba subalternos para burlarse de los campesinos
Y cuando no podía evitarlo firmaba compromisos ficticios
Tras desabrochar su insignia de empresario
Ha sido nombrado Autoridad para la Reconstrucción
Por el señor Kuczynski, Presidente de la Nación
Acaba de ser autorizado a manejar el dinero de todos
Para entregarlo a los lobos inversores
De la “reconstrucción” tras los desastres naturales

A qué llorar sobre la patria derramada
No son éstas las horas del lamento
Los grandes depredadores son los titiriteros de la farsa
Y los doctos que le sirven
Luego serán llamados para servirles desde el Estado

Mientras el experto de la mina
Es el nuevo zar de la Reconstrucción
Las calamidades denunciadas se extienden
Sobre las tierras comunales prestas al despojo
Las voces alzadas han sido criminalizadas
Pende sobre ellas la espada de la persecución
Pues la justicia ha dado pruebas de ser severa, rápida, pulcra
Y en una sentencia ejemplar
Ha condenado a los dos dirigentes campesinos
A 24 años de cárcel
(Uno ya purga prisión, el otro ha logrado huir
De su propia tierra)

A qué que llorar sobre la patria derramada
No son éstas las horas del lamento
Los grandes depredadores son los titiriteros de la farsa
Y los doctos que les sirven
Luego serán llamados para servirles desde el Estado

Julio/2017, Arturo Bolívar Barreto

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger