Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 24 de enero de 2017

(CONCIENCIA CRÍTICA) CLARO QUE SI EXISTE SATANÁS…

Por Mario Peláez

Solo se requiere “dos dedos de frente” (bella metáfora de la sabiduría popular) para aceptar con beneplácito que la separación del Estado de la Iglesia constituye uno de los hitos más fructíferos de la historia. Conquista que abre el camino a la libertad y nutre la razón, y extiende la partida de nacimiento de la política ciudadana. Propiamente de la secularización de la sociedad. Ya no más intermediarios de las divinidades… decidiendo las políticas del Estado. Proceso que empezó con la Ilustración y se consolida con la Revolución Francesa (millón de gracias Voltaire, Montesquieu, Rousseau, Robespierre, Marat, Dantón, entre otros). Desde entonces los derechos del hombre y del ciudadano son consagrados en las constituciones políticas.

En el Perú, la separación Estado–Iglesia no termina de concretarse; y ya llevamos casi 200 años de independencia y de constituciones. Ahora menos posible con Cipriani al mando de la Iglesia, reforzado con el Opus Dei. Si pues, el Estado sigue de rodillas y confesional, no solo por hacer suya la parafernalia de la Religión Católica (la juramentación de los gobernantes y demás funcionarios ante el Crucifijo y la Biblia; el incienso del Te Deum del 28 de Julio; las bendiciones de la obras públicas y el sueldo que perciben del Estado) sino porque la palabra y el requerimiento del clero, en la solicitud de Cipriani, es concluyente. Ahora su intromisión se evidencia hasta en estrategias y coyunturas, como la reciente reunión del tridente PPK-Keyko-Cipriani para elaborar la agenda política del semestre.

Cipriani es mediocre. Su lenguaje es opaco, cansino, siempre reptando tras el cinismo. Su rostro maquillado con menudas sonrisas misóginas. ¿Pero entonces como ha logrado tanto poder?. La respuesta es sencilla: Cipriani tiene las condiciones que requiere la política oficial: Inescrupulosidad, deslealtad y demagogia.

Algunas pruebas al canto, al estilo y calibre de Satanás:

Sirvió incondicionalmente al gobierno fujimontesinista. Se enfrenta, con ajos y cebollas y misas negras, a cuánta institución defiende los derechos humanos, portando el lema, “los derechos humanos son una cojudez”. Desató la ira del infierno contra la Universidad Católica con fines de sumar más poder. En estos días, cual Satanás, sostienen que la igualdad de género y el currículo escolar contienen propuestas destinadas a destruir la familia; promover la homosexualidad; incentivar las relaciones sexuales a temprana edad. Ponzoña pura ponzoña. Tanta que acaba de afirmar que “como van las cosas en las escuelas y colegios, nada raro sería que le den de comer caca a los niños y jóvenes”.

De pronto hago un alto para releer lo que vengo escribiendo, y detecto iniquidad y despropósito al comparar a Cipriani con Satanás. Mis sinceras disculpas, Satanás no merece tanta ignominia, pues él concreta sus objetivos diabólicos sin necesidad de disfraces o hipocresías… Pero además Satanás registra en su hoja de vida ser el primero en revelarse contra el poder absoluto… 

Claro que sí existe Satanás, de carne y hueso y ostentosa sotana. (Hasta el próximo domingo, amigo lector)

Fotografía: 

https://redaccion.lamula.pe/2016/12/19/ppk-keiko-reunion-cipriani-fotos/jorgepaucar/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger