Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

lunes, 3 de junio de 2013

Y, tal vez, me llamarán "pro - mina"

 Por Enrique Chávez

Hoy andaré por el sendero de lo “políticamente incorrecto”. Y lo haré en nombre de mi libertad. 


Hace unos días, me sorprendieron algunos acuerdos que las Rondas Campesinas habían adoptado en una asamblea en Sorochuco. Uno de los que más me impresionó fue el que tenía que ver con el sancionar a los medios de comunicación que       se “parcialicen” con la empresa minera y se pongan “en contra del pueblo”. Y me sorprendió, no porque esté de acuerdo con la compra de líneas editoriales que Yanacocha y el poder estatal tienen como infame actitud, sino porque soy un ferviente defensor de la libertad y dicho acuerdo sonaba más a amenaza a los periodistas y comunicadores, que a estrategia de lucha. 



Convencido estoy de que Conga es un proyecto inviable no sólo por razones ambientales, sino porque, si Conga va, le estaríamos diciendo al mundo que en nuestro país la democracia es un oropel que cubre a la imposición como estilo de gobierno y  que la voluntad popular es una ficción válida sólo para conceder poder a quien luego puede traicionar sus promesas electorales y gobernar con el plan de gobierno de quien perdió las elecciones. 


Pero el ser un anti – Conga confeso, no me ha hecho elevar a la categoría de dogma a las palabras de Gregorio Santos, Wilfredo Saavedra o Marco Arana. Porque una cosa es la lucha justa del pueblo, y otra muy distinta la pugna electorera que más temprano que tarde se ha evidenciado.


La lucha en contra del proyecto Conga tiene sus matices no sólo del lado de sus dirigentes, sino también de la efusividad de algunos sectores de la población. El acuerdo intimidatorio a los medios de comunicación es uno de ellos. Conga no debe ir, pero, ¿puede censurarse por ello a los periodistas? No. ¿Y puede la población – en nombre del medio ambiente – decidir “ajusticiar” a periodistas o medios de comunicación que consideren “vendidos”? Otra vez, no. Porque en democracia, la libertad de expresión no puede ser un costo y debe protegerse a pesar de que quien se exprese tenga ideas totalmente contrarias a las nuestras. 


Otro hecho que ha llamado mi atención es la incineración de un diario que circula en la región. Tal vez los pobladores lo hicieron como un acto simbólico de “ajusticiamiento” a un medio de comunicación que consideran en contra de la lucha, pero también es señal de una intolerancia dañina para la democracia. La circunstancia que ha creado un gobierno intolerante, necesita de la unidad y la lucha del pueblo, pero la lucha no puede llevarnos al otro extremo de la intolerancia. 


La quema de materiales de lectura ha estado siempre vinculada a totalitarismos y fanatismos. Su práctica ha sido una constante en la historia: desde lo sucedido en Bebelplatz con Hitler en 1933, hasta la incineración de 15 000 copias de Las aventuras de Miguel Littin, en Chile con el régimen de Pinochet en el 73. Todas dobles incineraciones: de los libros y de la libertad. Que lo haya hecho Hitler, lo comprendo; pero que sea una práctica hacia la que camine la población, me parece en verdad errado.


Y con lo que hoy digo, me expongo – tal vez – a que se me tilde de pro – minero o a que se me anteponga peores adjetivos. Pero – repito – he decidido decirlo en nombre de la libertad como ideal y como concreción. Porque sin libertad no hay nada, y porque coactar la libertad es coactar al hombre mismo, que es en sí, libertad. 


Y a propósito de la incineración de material escrito, algo anecdótico: en Chile, militares pinochetistas, buscando libros marxistas, encontraron en la biblioteca de Neruda unos libros sobre “cubismo” y, creyendo que estaban relacionados con la “Cuba castrista” los quemaron todos, en una irónica equivocación. 

Más tolerancia, más democracia, más humanidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger