Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 14 de marzo de 2017

Fuscán: Elecciones, plato suculento.

Hay quienes creen o consideran que escribir sobre lo que sucede en nuestras provincias, distritos o comunidades del interior del país es un esfuerzo vano, insignificante, que no tiene relevancia y no ataca el problema principal como la corrupción en la que, por ejemplo, están metidos los delincuentes o dizque políticos de cuello y corbata. No estamos tan de acuerdo con esta posición. En el siguiente articulo publicado en Julio de 2010 en la revista Fuscán N° 17, se pinta de cuerpo entero de manera irónica y hasta podría decirse satírica el comportamiento vergonzante de algunos candidatos a ocupar el sillón municipal de nuestros pueblos y que remedan actitudes de los jerarcas de sus partidos políticos tratando a los ciudadanos como mendigos, gente que vende su voto por un plato de lentejas.

A continuación el articulo que lleva por titulo:

ELECCIONES: Plato suculento.

En las justas electorales, los candidatos a ocupar el sillón municipal, parecen participar en un concurso de "platos típicos" como los que organizan en las ferias. El ajetreo y la poca vergüenza que demuestran estos señores y sus acólitos por convencer a los votantes, sin proyectos, planes, ni programas por intermedio de exquisitos potajes, es realmente patético.

El mismo día del acto electoral, los postulantes al primer cargo político del distrito, llaman a ingresar a sus casas o locales partidarios cuadrándose cual verdaderos mozos de restaurantes cinco estrellas.

Los votantes que por primera vez participan y muchos de los que llegan de las zonas rurales, obedecen sumisos, como si fuera una orden, y apuran la cuchara mirando de reojo a la futura autoridad municipal; pero aquellos que ya pasan de los tres escrutinios, lo hacen saludando muy atentos: -Hola don Julito! Cómo estás Manuelito?

Muy desenvueltos y frescos actúan los que ya tienen "cancha" e incluso se toman la libertad de hacer comentarios: Hoy ganamos don Julito, ese del Apra es un grajo! -hablan muy seguros.

Luego del desayuno o almuerzo, cuya calidad depende de la solvencia económica que tenga el candidato (+), este raro anfitrión despide a sus, podríamos decir, comensales, con las siguientes palabras:

- Paisitas, regresan a las cinco pa' celebrar - mientras sus ayayeros hacen todo lo posible, con mandiles y manteles incluidos, por demostrar que la fiesta del triunfo será la envidia de toda la ciudad.

Casi al llegar al centro de votación y hasta en la misma cola, la mayoría de votantes contradicen lo que los entendidos llaman "encuesta a boca de urna" ya que al ser interrogados por quién votarán, contestan de acuerdo al gusto del curioso preguntón: - bah, puel Mauro pue', por quien más va a ser?

Sin embargo, el ciudadano elector está más que "curao" de estos vivazos, al final votan por quien desean aunque almuercen dos o tres veces cuidándose, eso si, que no se percaten de ello los nada cándidos candidatos que ven en el sillón municipal un plato suculento.

(+) Los negociantes y personas pudientes del lugar y hasta de la provincia no se quedan atrás y muy sutilmente hacen llegar sus "desinteresadas donaciones" a sus favoritos asegurándose de ello en sus propias encuestas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger