Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

martes, 12 de mayo de 2015

Publicaciones: TEMPRANÍAS MODULARES, Jorge Wilson Izquierdo (Cuentos)

UN NUEVO OPÚSCULO. Son páginas plenas de enjundia, sabor localista y mucha inquietud no solo literaria sino filosófica, puesto que sus cuentos resumen de vibraciones del alma popular. No sabríamos cuál escoger para que sirva de modelo, de norte para quienes han elegido estilo literario, para quienes buscan en lo más insondable de nuestros ancestros las vivencias que se mantienen incólumes y van formando, hábilmente tejidas, la simbiosis social.                                                           
¿Es novelista o lirida? Creemos que participa de las dos calificaciones porque, en último análisis, no se puede ser lo uno sin lo otro. (…) No te apartes de Machado: “El camino se hace al andar”, abre la trocha del Celendín del futuro, así los corazones celendinos y peruanos habrán bendecido tu pluma, que abrió la senda, que iluminó la ruta y que sin quererlo, quizás, señaló el porvenir.

CARLOS BURGA LARREA

Bolsillo de sorpresa

Entre los convidados al magnífico banquete, estaban dos cuya cleptomanía los obligaba siempre a sustraer algo en cualquier reunión. De la larga y opípara mesa, emergía rumoroso el comentario, la chispa y el secreteo.

Uno de los sujetos vio que el otro, disimuladamente, deslizaba una cucharita de plata al bolsillo interior de saco, después de haberse servido el postre. Le disgustó que existiese alguien más habilidoso que él y no estaba de guisa para permitir lo. Recuperaría terreno en ese preciso instante… No cayó en cuenta sobre la diferencia entre un empresario, un ladrón, el trigo y la política, que se había planteado; tampoco le interesó que ignorarán la respuesta: el empresario, suma; el ladrón, resta; el trigo, multiplica y la política divide.

Charla que te charla resolvieron otras preguntillas y juegos de salón. El comensal intrigado, ofreció algunas sorpresas interesando a los presentes, hasta que, por fin, jugando soga y cabra, dijo:

   ¡Ahora, una última! Coloco esta cucharita en mi bolsillo y va a aparecer en alguno de ustedes.


E introdujo el utensilio en el mismo lado que utilizara el otro, ejecutó movimientos de manos, balbuceos, invitando luego a que todos buscasen la cucharita. El otro comensal se rindió: -¡Aquí está! –dijo. Celebrando el éxito la otra cucharita solo salió en casa.


Fotografías: Chungo y batán.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger