Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 13 de febrero de 2015

COMENTARIO: INTERLINGÜISMO CELENDÍN.

Hace una década, de visita en Celendín, tuve una amena conversación con Jorge Wilson Izquierdo en el amplio patio de su casa  del barrio El Cumbe. Aquella vez devino el diálogo hacia la referencia de las palabras que no siendo del idioma castellano, son usadas –o lo fueron- por la población celendina, que además de su musicalidad tienen un significado esencial como componente de nuestra identidad local.

Este 2015 sale a luz Interlingüismo Celendín (Martínez Compañón Editores) libro en el que Jorge Wilson acopia un sinnúmero de palabras que definitivamente tienen un sustrato quechua o sus variantes. De este modo el autor incrementa una valiosa información que en nuestro medio tiene precedentes.

Me refiero al libro Glosario shilico (1998) de Arquímedes Chávez Sánchez; el trabajo monográfico Hacia un diccionario de celendinismos (1970) presentado por Delia Tirado Llaja para obtener el título de profesora; referencias aisladas sobre el tema publicadas en las revistas Jelij y Trotamundos; y un modesto trabajo de quien escribe esta nota publicado el año 2004: En los labios de Celendín. Voces, sonidos, vocablos.

No debemos pasar por alto el uso de este léxico, que va en extinción, empleado por varios poetas: Julio Garrido (Ver el hermoso poemario Vida de pueblo. 1940), Marcial Silva Pinedo (Léase el poema Chirapa) y otros no menos destacados.


Jorge Wilson Izquierdo, cultor de las labores literarias, no ha escatimado esfuerzos para recordarnos que pese a los aires globalizantes, aún estamos a tiempo de reafirmarnos en nuestra tradición lingüística, cuya responsabilidad social recae, hoy más que nunca, en los maestros y maestras de nuestra provincia. JWI ha hecho un alto en su quehacer poético para guajear (llamar a grandes voces) en lo profundo de nuestra memoria colectiva y luego arrekuka (insiste, machaca) para que dejuro (de seguro) con firmeza defendamos nuestro patrimonio cultural inmaterial y también a la tierras, manantiales, humedales, es decir la vida apacible y salubre de muchas comunidades campesinas del caserío Conga (paso o cuello en el camino. Loma) ante la voracidad y codicia de la Newmont Mining.

Jorge Horna
                                                                        Lima, febrero 2015

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger