Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

sábado, 31 de mayo de 2014

Impresos que circularon durante el mes de mayo 2014 en la ciudad de Sucre - Celendín (1)

LIBRO DE ORO DEL COLEGIO SAN JOSÉ DE SUCRE (1964 - 2014)

MIRANDO HACIA EL FUTURO

“Del sueño de los padres,
al reto de los alumnos sanjosefinos”.

Han transcurrido cincuenta años desde su creación. Toda una vida, formando vidas. Los tiempos han cambiado, la tecnología se ha desarrollado de manera vertiginosa, los retos en un mundo globalizado son mayores. Se rompen los viejos paradigmas y se siguen nuevos. Y a pesar de todos esos cambios, la sublime y sagrada misión del Colegio San José de Sucre se mantiene incólume: seguir formando hombres. Hombres que puedan forjar su destino. Hombres conscientes de ser útiles a la sociedad, a su pueblo, al país, al mundo. Los sueños de libertad, me imagino, se originaron cuando un hombre tuvo conciencia de que la había perdido. Oprimido tal vez por un amo cruel, esclavo de sus propias debilidades, como la ignorancia o algo que ahora parece tan básico, como leer y escribir.

En Sucre, al alcanzar la edad que nos permitía comprender las cosas, era común escuchar los coloquios de nuestros padres en una esquina, en una partida de naipes o en cualquiera otra ocasión. En ellas, uno de los mensajes más claros y que denotaban un hálito de ESPERANZA era aquel que siempre escuchábamos. Aquellos padres esperaban que sus hijos sean mejores que ellos. Y no hablaban de valores, ellos los tenían. No hablaban de ganas de trabajar o deseos de superación, que también tenían. Su sueño era otro. Buscaban otro horizonte, que no era más que la superación mediante el estudio. El estudio para que los hijos sean mejores que ellos.

¿Se habrán cumplido los sueños de nuestros padres?


Las páginas de este libro nos hablan de muchos contribuyentes al crecimiento y desarrollo del Colegio San José. Hombres ilustres, formados en las artes, las ciencias, las humanidades. Hombres desprendidos, que viendo las necesidades de una institución naciente, adolescente, no dudaron en aportar lo poco o mucho que tenían. Pero también están esos hombres anónimos, los padres de familia cuyos nombres no aparecen, que en su conjunto, no cabe duda, fueron una fuerza descomunal en la gesta del San José. Imaginemos por ejemplo la cuota de adobes para el local. Y la alegría y tesón con los que cumplieron el encargo. Muchos de ellos, hombres humildes, con oficios modestos, pero dignos y con la mente clara puesta en el futuro de sus hijos. Todos ellos dieron lo que debían a nuestro colegio y lograron forjarlo, desde la germinación de la idea hasta el último arreglo en sus viejas paredes. Parte de ese sueño es el San José, el ágora sucrense. Pero, ¿es el sueño cumplido a cabalidad?

La pregunta no ha sido respondida. No lo harán nuestros padres.

(…)
¿Somos mejores que nuestros padres? Nuestros padres nos dieron el San José. El ágora donde está cristalizado el esfuerzo de cada uno de ellos y donde se forjaron tantos destinos. La respuesta a los sueños de nuestros padres la tenemos cada uno de nosotros. Hijos de ellos. Hijos del San José.

Viendo la historia del San José y la de los cientos de alumnos que ahí se formaron, es innegable que muchos cumplieron los sueños de sus padres y sus retos personales. Para otros la tarea sigue pendiente. Algunos nunca asumirán el reto y no cumplirán el sueño paterno. Para ser mejores que nuestros padres, que nos regalaron el San José no hay muchos caminos. O probablemente si los haya. Hay que romper paradigmas¡¡¡. Todos esos caminos deberían conducirnos a un destino: a ser mejores que nuestros padres. Pero ¿cómo hacerlo?

Si tomamos como referencia al San José, la respuesta es simple. No podemos construir otro San José. ¡Tenemos que construir un San José mejor! Sobre esos viejos cimientos, sobre esas vetustas paredes, sobre esos viejos anhelos, sobre esas viejas esperanzas, tenemos que ser arquitectos de una institución mejor que las que dejaron nuestros padres. Tenemos que decirles a las actuales generaciones de estudiantes y a las futuras, que tenemos un sueño: “que sean mejores que nosotros”. Y que nuestro sueño es el reto que deben asumir. Que ese reto no solamente es su superación personal, sino la mejora del San José, para que ellos a su vez puedan transmitir su sueño a otras generaciones. Pero para que eso se comprenda, solo hay una opción. Predicar con el ejemplo. Ir más allá de las palabras que sin hechos o acciones, no se escuchan.

Este será el futuro del San José: lo que hagamos por nuestro santuario cultural. Unidos, la Dirección, profesores, padres de familia, alumnos y exalumnos. No esperemos Bodas de Plata, Oro o Diamante, para que, en febril desenfreno nos aboquemos a tratar de realizar mil y una cosas, lo tenemos que hacer siempre: rendir homenaje, honrar a nuestra Alma Mater. No solo el mes de mayo de cada año. Actuemos igual que con nuestros padres, con quienes deseamos pasar el mayor tiempo y verlos sanos y alegres. Igual con el San José. No pasemos de largo, porque Él, igual que un padre siente el desprecio del hijo a quien le dio alas, al verlo pasar, sin tener siquiera el consuelo de una mirada furtiva.


Sanjosefino, el Colegio san José de Sucre nos espera siempre. Volvamos los ojos a él y con nuestra mirada y presencia traigamos la esperanza y el granito de arena para seguir construyendo ese puente a la eternidad.

Julio Ernesto Marín Horna
Ex Alumno del Colegio san José
Promoción 1980 "Carlos Casanova Lenti"




Revista El Labrador


EDITORIAL

Apreciados paisanos y amigos. Nuevamente colocamos en sus cálidas manos la Edición XXIII-Mayo-2014 de vuestra revista El Labrador, vocero de la Asociación Sucrense en Cajamarca-ASUC, gracias a nuestros amigos amantes de la escritura, del verso y del análisis de la problemática local, regional y nacional. Asimismo damos las gracias a sus pocos auspiciadores, que con su fina colaboración hacen posible financiar en parte la Revista para que siempre esté refrescando, por lo menos una vez al año, las mentes lúcidas e inteligentes de sus fieles seguidores.

Como es de conocimiento de todos, en El Labrador, revista de variado contenido, se plasman los temas de actualidad, de añoranzas, recuerdos y vivencias de nuestra tierra sucrense, y además se aborda la problemática de nuestro distrito Sucre, de la región Cajamarca y de nuestro país.

Por este medio quisiera dar la bienvenida a todos los sucrenses, paisanos y amigos que visitan la incomparable ciudad de Sucre, hermosa por la calidad de su gente y prodigiosa por su campiña, deseándoles una feliz estad{ia en su Feria Internacional “san Isidro Labrador”.

Este año 2014, mes de Mayo, la ciudad de Sucre, se convierte en un pueblo lleno de alegría, de amor y reencuentro de emociones por las actividades que se van a realizar, tanto las festivas en honor a nuestro Patrón San Isidro como las que corresponden a las Bodas de Oro de nuestro Colegio San José.

De este escenario, quisiera hacer llegar mi saludo al Colegio San José, por sus Bodas de Oro, a mi colegio, donde tuve la suerte de compartir y disfrutar mis inolvidables años de secundaria. San José, institución educativa, que desde sus inicios, viene fregando por la formación de jóvenes de bien para la sociedad, la región y el país. Hago extensivo mi gratitud a todos los fundadores, exalumnos, presentes y ausentes, personal docente, administrativo y alumnado en general que día a día entrelazan esfuerzos para brindar una educación de calidad.

Asimismo este año, 2014, año de elecciones, ya en todo el país se alistan los apetitos al poder tanto local como regional y el 2016 al poder nacional. Los antiguos y nuevos partidos, y las alianzas comienzan a concretarse y a incentivar la ambición al poder. Esperemos que los que resulten triunfadores busquen el bienestar social de los pueblos, entreguen cuerpo y alma para trabajar con honestidad y transparencia en busca del tan ansiado desarrollo sostenible, dejando de lado saciar los intereses personales y dejar de hacer del poder una fuente interminable de saqueo de los pocos recursos del pueblo, la región o el país.

Hago un llamado a la juventud para que se constituyan en verdaderos líderes que busquen lograr el desarrollo de nuestro país, para que sepan afrontar los puntos más esenciales y críticos. Debemos entrelazar a los políticos, a los técnicos y profesionales, para derrotar el caos, y lograr las decisiones oportunas y atinadas, para generar reducir los altos costos que merman los exiguos presupuestos del Estado.

Asimismo, en nuestra asociación, desde hace un año, estamos instando a que se presenten listas para dirigir los destinos de la ASUC, pero no encontramos ninguna. Pues, a través de estas páginas, invoco a la juventud sucrense a tomar la rienda de nuestra asociación para hacer cumplir los objetivos y metas que nos trazamos hace 24 años atrás.

Quisierta agradecer muy de veras a nuestros auspiciadores, que siempre nos apoyan para financiar en parte las ediciones de esta revista, a los que nos brindan sus artículos y sobre todo a los que cada año, con su modesto aporte, refrescan su mente con el humilde y nutrido contenido de este número.

Enrique Horna Zegarra
El Director

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger