Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

jueves, 2 de septiembre de 2010

Poesía: Jorge Horna (Llueve a cántaros y Árbol de atisbos)


Queremos que, nuevamente y antes de que nos sorprenda su tercer libro, los lectores de Chungo y batán, disfruten leyendo algunos de los poemas de Jorge Horna, extraídos de sus dos hermosas entregas: Llueve a cántaros y Árbol de atisbos

 El poeta visitando su tierra

“Profesor de nivel primario”, como gusta que lo llamen, Jorge es un impenitente defensor de la naturaleza. Es un hombre que se enorgullece de ser provinciano. Su poesía irradia solidaridad, paz; pero también lucha, es siembra, construcción de vida.

De Llueve a cántaros:

Orígenes

La piedra
en que posó una gota de agua
habla del origen quechuaymara
del Perú

Cielo de andenes,
donde el Inti Sol
reverbera

Las vicuñas se yerguen
entre sus parientes,
siluetas de Sol
consagración del ichu
en el fuego

El agua traza en las rocas
ayllus de fortaleza y claridad,
Y los vientos
agitan huainos
en la voz de los musgos

Y para alejar las dudas,
los colores pétreos
y los nudos del agua
reflejan la historia
tahuantinsuyana

-------

Saldrás de mi brazo
a sembrar de bosques la llanura

Con el anhelo libertario de mi pecho
soplaré tus manos constructoras
                          Afanosas

Al río que conoce tu hermosura
iremos polvorientos a soñar

De Árbol de atisbos:

Alta espiga

Esa hoja de otoño
posada en el pezón de tu seno
en tu blusa color
de los hilos de mis sueños
hoja intrépida salida de las manos
del tejedor de redes
que remienda los caminos
para nuestro encuentro
en el secreto de los recodos

Es la mies llena de luz
que picotean los pájaros
para reunir los cabos de mi estampida,
o para recoger pedacitos
de carbones encendidos
para alumbrar
el amor desde las cenizas


Torrentes de polen

A brazo partido y testigos de sí mismos
al trote los voluntarios develan oscuridades

A las plazuelas y alamedas de las villas
llegan los torrentes del polen primaveral

Pequeñas flores exhala en la taberna una concertina
las trovas a borbotones en las cuerdas del alumbrado

Suculentos los vasos hasta la embriaguez
el ímpetu de las melazas en las proclamas

Bulle el agua más clara que nunca en los alambiques

Qué corazón más límpido el de los voluntarios
cuántas melodías cósmicas que se agotan

Ellos llevan la claridad de su misión en sus solapas
Recogen temprano los primeros rocíos de los cielos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger