Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 19 de junio de 2015

Narrativa: César Gonzalo Mejía Lozano, Benito vena'o y otros cuentos (Cuentos)

Hace quince años visité Balsabamba y me quedé maravillado. En realidad era un paraíso; a veces la poesía se queda corta para describir con versos la vida en el bosque, esa vida que danza al ritmo del viento en complicidad con la lluvia.

Hace dos años regresé y lo único que encontré fue ceniza y carbón, aquel paraíso había sido consumido por el fuego. El ince3ndio fue provocado por el hombre en un acto de estupidez humana. Todos los animales y las plantas perecieron.

Hoy; las nuevas generaciones, crecen sin conocer a las pavas de monte ni mucho menos a los tigrillos, nunca han visto crecer a la chonta ni han oído conversar a los sauces con el viento. Jamás han apreciado la música que se desparrama en los riachuelos. Sus vidas están huérfanas del aroma, del color y de la piel del bosque.

Pero no todo está perdido: Benito vena’o corre por nuestras venas con su canto de esperanza; en sus ojos juguetones brilla Balsabamba y espera que algún día los hombres entendamos que todos somos hijos de la tierra y nos necesitamos para vivir felices.

El autor


Trepar los árboles y ser feliz

Benito no ha venido hoy, los venaditos lo extrañan, el viejo roble pregunta por él. Hoy amaneció nublado y llueve, llueve desesperadamente, llueve en el monte, llueve en las tristes miradas de los animalitos… ¡y en el corazón de Benito… llueve también!

El médico lo examina por enésima vez.

-Solo queda esperar. ¡Cuídate, hijo! ¡No corras! ¡No te agites.

Él no lo escucha. Su pensamiento se pasea por Balsabamba, se pasea desde lo alto con ojos de halcón.

Se imagina el bosque bajo la lluvia: las aves en las cuevas o bajo las ramas, “Rayito” junto a su madre haciendo sonar su campanita, las pavas de monte conversando entre los brazos de un capulí. El “abuelo”, triste, hablando solo y sin poder dormir. Benito piensa en su enfermedad: insuficiencia cardiaca. ¡Solo queda esperar! Él no entiende cómo un corazón que ama tanto puede estar débil.

Presión irregular. ¡Cuídate, hijo! Su madre no quiere que se moje, su padre no quiere que corra y él quiere vivir, ser como todos los niños: gritar hasta quedar afónico, correr sin descanso, mojarse bajo la lluvia, jugar en el barro, trepar a los árboles… y ser feliz.


Ahora la fiebre disminuye, se duerme, mañana estará mejor; en tanto, el bosque tirita. Una cortina de aves migratorias se alza sobre las peñas, se marchan tristes anunciando la definitiva caída del Sol.


Páginas 31 y 32 del libro Benito vena'o y otros cuentos.


César Gonzalo Mejía Lozano.- Bambamarca, Perú, 1963. Maestro de escuela rural, psicopedagogo, poeta, escritor, artista dramático y comunicador social. Ha representado a Cajamarca en el VI encuentro Latinoamericano de Poetas, Escritores, Pintores y Cantautores en Manabí, Ecuador (2008); Primer Recital Poético Internacional “Canto a Latinoamérica” en Esmeraldas Ecuador (200); II Encuentro Internacional “Unidos por la Poesía” en Quito, Ecuador (2010). Ex Presidente de la Casa del Poeta Peruano para la región Cajamarca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger