Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

lunes, 1 de diciembre de 2014

Las represas (Información básica)


El gobierno de Humala quiere represar el río Marañón para dar energía eléctrica a las mineras.



¿Qué es una represa?

Una represa es un muro construido para tapar un río. Las represas pueden ser de tierra, roca u hormigón. Interrumpen el flujo del río, creando lagos artificiales llamadas embalses. El agua contenida en los embalses puede usarse para generar electricidad, para proporcionar agua para el riego y agua potable, para que naveguen los barcos, para controlar las inundaciones y para recreación. Algunas represas se construyen para desempeñar varias de estas funciones.

(…)

¿Quiénes se benefician? ¿Quiénes se perjudican?

Las fábricas y las poblaciones urbanas se benefician de la electricidad generada o el agua almacenada por las represas. Las grandes empresas agrícolas se benefician del agua barata para el riego. Las represas suelen quitar recursos de las comunidades rurales para dar estos beneficios a las industrias y personas que viven en ciudades. A veces estas industrias y personas están en otros países.

Las empresas de ingeniería y construcción también se benefician. Reciben millones de dólares por diseñar y construir las represas. Los gobiernos pueden beneficiarse por los impuestos cobrados durante la operación de una represa. Dado que se gasta tanto en las represas, muchos funcionarios corruptos del gobierno y las compañías sacan dinero para su propio beneficio.

Quienes han sufrido más por las represas grandes son agricultores, campesinos y pueblos indígenas o tribales. Millones de personas han sido echadas de sus hogares para dar paso a represas y embalses. Millones más que viven aguas debajo de las represas han sufrido impactos en sus economías y bienestar personales.

Y lo que es peor, rara vez se incluye a la gente afectada por las represas en las decisiones sobre construirlas o no. Usualmente no conocen sus derechos a la información y a audiencias públicas, de exigir nuevas tierras y recursos para ganarse la vida, e incluso de oponerse a las represas. Típicamente no reciben los beneficios de la electricidad ni el agua aunque vivan al lado de la represa.

¿Cómo rinden las represas?

Aunque las represas pueden dar algunos beneficios, muchas no producen tanta electricidad ni riegan tanta tierra como se había previsto. Muchas represas para suministro del agua dan menos de lo prometido. Esto usualmente pasa porque los constructores sobreestiman cuánta agua está disponible en el río para usar.

Las represas para control de inundaciones pueden evitar las desgracias pequeñas, pero también pueden empeorar los daños por las inundaciones grandes. A veces las personas construyen más casas y tiendas aguas debajo de una represa porque se creen seguras. Sin embargo, cuando ocurre una inundación grande y el embalse no puede soportar el agua de la crecida, más personas aguas abajo arriesgan perder sus bienes e incluso sus vidas.

Las represas no duran para siempre. Usualmente se las construye para que funcionen cierto número de años. La vida útil de una represa depende de muchos factores, incluyendo cuánto sedimento tiene el río. Con el tiempo, los embalses se llenan de sedimiento. Al acumular el sedimento, las represas se hacen menos eficaces, hasta que al fin dejan de funcionar.

(…)

Impactos de las Represas

Cuando Malisemelo Didian Tau escuchó los planes de construir una gran represa para su suministro de agua en su tierra de Lesotho, África, ella se resistió. Pero los constructores de la represa la convencieron de que solo unas pocas personas tendrían que mudarse, y que esto permitiría mejorar las vidas de muchos. Prometieron a Malisemelo y su comunidad compensación, agua potable, escuelas y nuevas casas.

Pero no se cumplieron las promesas. Dice Malisemelo, “cuando no recibimos suficiente compensación por nuestras tierras, es la muerte para nuestros hijos e hijas y muerte para las próximas generaciones, porque no tendrán nada para ayudarles a sobrevivir en el futuro”

Y no es solo la historia de Malisemelo. Entre 40 y 80 millones de personas han sido sacadas a la fuerza de sus hogares y terrenos para dar lugar a las represas. La mayoría de esas personas son más pobres ahora. Sus modos de sustento, culturas y comunidades han sido destruidos.

Las represas han inundado algunos de los hábitat más importantes para los animales y los terrenos agrícolas más fértiles. Se han arruinado los ríos. La pesca se ha destruido. Algunas especies de peces, animales y plantas han desaparecido.

(…)

Realidades del desplazamiento

Las comunidades desplazadas sufren

Uno de los mayores impactos de las represas es que obliga a las personas a desplazarse de sus hogares. Los embalses inundan los lugares donde la gente vive, cultiva y cría sus animales. Muchas familias han vivido en ese lugar durante muchas generaciones. Sin embargo, los gobiernos y empresas constructoras obligan a la gente a dejar sus hogares y tierras. Se inundan aldeas enteras.

El desplazamiento hace más pobres a la mayoría de las personas. Tienen dificultades para conseguir suficiente para alimentar y mantener a sus familias. Ya no podrán sobrevivir con la agricultura y pesca. Las comunidades rurales tendrán que irse a las ciudades y adaptarse a otra forma de vida. En las ciudades, enfrentan nuevos problemas, como criminalidad y drogas.

El desplazamiento destruye a las comunidades y culturas. Las aldeas se dividen y separan, y la gente ya no vive cerca de amigos y parientes. Muchas veces, los pueblos indígenas y minorías étnicas son víctimas de las represas. Se inundarán sitios culturales y cementerios de los antepasados. Las personas perderán sus vínculos con sus tierras ancestrales.

(…)

Problemas con el reasentamiento

Algunas personas desplazadas por las represas reciben casas nuevas. Esto se llama reasentamiento. Trasladan a la gente a comunidades que ya existían, o nuevas construidas para las personas desplazadas.

Muchas veces prometen que la vida será mejor para las personas reasentadas. Prometen que habrá trabajo y casas grandes, con electricidad y agua. Pero usualmente no se cumplen estas promesas. Las casas son pequeñas y mal hechas. La gente no puede pagar el costo de la electricidad o agua. Usualmente reciben menos tierra de la que tenían antes. La tierra nueva será más difícil de cultivar que la que les quitaron.

Las personas reasentadas ya no pueden cultivar o pescar o criar animales como antes. A veces, las empresas constructoras les dicen que se ganen la vida de otra manera, haciendo ganadería o cultivando para el mercado. Pero usualmente no les resulta, y la gente trabaja más pero vive peor que antes.

(…)

Millones de personas afectadas aguas abajo

Las represas han destruido las economías de millones de personas que viven aguas debajo de las represas. Lo que más es la pesca y la agricultura.

La pesca se ha destruido

Las represas destruyen la pesca cambiando el nivel del río e impidiendo que los peces lleguen adonde se reproducen en su hábitat aguas arriba de la represa. Las poblaciones de peces suelen decaer. Algunas especies desaparecen. Como resultado, la gente pierde una fuente importante de proteína e ingresos. También se destruirá su forma de vida tradicional.

Se reducen las cosechas

Las personas sufren cuando se dañan sus cultivos. Los cambios en el caudal del río erosionan las riberas del río aguas debajo de las represas. A veces el agua crecida arrasa con los huertos, cultivos e incluso terrenos.

Los ríos se llevan nutrientes y sedimento que abonan los campos luego de las inundaciones. Las represas no dejan llegar estos sedimentos que beneficiarán las tierras aguas abajo. Sin estos abonos, se cosecha menos. A veces la gente tiene para comprar abonos químicos, que son caros. Si no, es posible que tengan que dejar de hacer agricultura.

Falta agua limpia

El agua puede contaminarse o ensuciarse aguas debajo de las represas. Las personas y sus animales se enferman si toman el agua, especialmente cuando hay poca. Las personas que se bañan en el río pueden infectarse. Puede haber menos agua de riego.

Cuando se libera mucha agua hay grandes daños

A veces los operarios de las represas deciden liberar mucha agua de los embalses. Los niveles de agua suben rápidamente. Y la gente que está usando el río no sabe qué pasa. El agua de la creciente puede destruir sus barcos y equipos de pesca. A veces también mueren las personas ahogadas.


El Movimiento Internacional contra las Represas Destructivas

¡No Represen nuestras vidas!

Millones de personas en todo el mundo luchan contra las represas. Pescadores en Pakistán, agricultores en Tailandia e indígenas en Guatemala luchan contra las represas. Profesores universitarios en Japón y ONGs de los derechos humanos en Uganda también luchan contra las represas. Luchan por proteger los ingresos de la gente y sus recursos naturales. Y luchan por los derechos de la gente a participar de las decisiones que afectan a sus vidas.

Estos esfuerzos son más eficaces cuando la gente hace alianzas regionales e internacionales. Hoy, hay redes para luchar contra las represas en América Latina, el Sudeste y Este de Asia, el Sur de Asia, Europa y África. Estas redes incluyen a personas afectadas por las represas, movimientos populares, ONGs, investigadores y otros grupos. Las personas usan estas redes para compartir información, organizar actividades conjuntas y colaborar para que no se hagan las represas y para defender los derechos humanos básicos de la gente.

(…)

Éxitos de las personas que luchan contra las represas

Se construyen ahora menos represas

El movimiento internacional ha logrado impedir algunas represas. Ahora se construyen menos represas que en el pasado. Por la fuerte oposición a las represas, algunos gobiernos han parado sus proyectos de construirlas.

Algunas represas se desmantelan

Hoy, en los EEUU y Europa, represas hechas hace muchos años están desmantelándose. Los ríos están regresando a la vida. En Francia, varias represas pequeñas en los ríos Loire y Léguer se han desmantelado en estos años. Destruidas las represas, los ríos volvieron a vivir. El salmón y otros peces comenzaron a circular por el río.

Por las protestas de las personas afectadas y sus aliados, ahora hay lineamientos internacionales para mejorar la construcción de las represas. Estos lineamientos fueron desarrollados por la Comisión Mundial de Represas (CMR). La CMR dice que no debe construirse una represa sin que la gente afectada esté de acuerdo. Las empresas constructoras deben firmar contratos legales con las personas afectadas para compensarles. Si no se cumplen los contratos, las personas afectadas deben poder tomar acción legal contra las empresas. Muchos gobiernos no adoptan aún estos lineamientos, pero las personas afectadas por represas están utilizándolos como herramienta para luchar sus derechos.

(…)

Éxitos… pero las represas todavía amenazan a las comunidades

Estos son grandes éxitos. Pero todavía hay mucho que hacer. En muchos países del mundo, los gobiernos siguen construyendo represas destructivas. Muchas personas todavía pierden sus hogares y terrenos por las represas y embalses. Muchos poderosos gobiernos, empresas y bancos de desarrollo tienen grandes planes de construir más represas.

- Necesitamos fortalecer la resistencia contra las represas destructivas.

- Necesitamos colaborar, apoyarnos y compartir aprendizajes para protegen los derechos de las personas afectadas por represas.

Cuando muchas personas se unen a luchar, es más difícil que los gobiernos y empresas hagan represas que dañen a las comunidades.


Páginas 5, 6, 7, 9 12, 13, 14, 16, 17 y 18 del libro: Represas, Ríos y Derechos. Guía de acción para comunidades afectadas por las represas, publicado por Ríos Internacionales y Edupaz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger