Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

lunes, 6 de octubre de 2014

EL PUEBLO LO ABSOLVIÓ

Por Jorge Pereyra

En Cajamarca nació el Perú, y en Cajamarca está naciendo la Nueva Izquierda.

Esto es lo que se desprende del aluviónico triunfo electoral de Gregorio Santos a lo largo y ancho de la región Cajamarca. Y con él también triunfó la indignación de todo un pueblo sobre el dinero de Yanacocha y la ayuda cómplice del traidor Orollanta Humala y su poder judicial.

Asimismo, los cajamarquinos consideraron necesario y urgente continuar con la defensa del medio ambiente y del agua como elementos indispensables para asegurar sus vidas y las de sus descendientes.

Los muy palurdos miembros de la mafia narco-minera-militar, pensaron que con la “prisión preventiva” podían prevenir que Goyo participara en la campaña electoral y así mellar el filo de su aguda convocatoria. Vano intento. Retuvieron su cuerpo, pero no pudieron encarcelar sus ideas que trascendieron lo corporal y tocaron los corazones de los más humildes, olvidados y excluidos.

Nadie sufrió jamás, a nivel local y nacional, una demolición y un bullyng mediáticos tan cruel e inmisericorde como el que los poderosos articularon día a día contra Goyo. Pero al final el petardo de su terrorismo verbal les explotó en la cara y fueron, paradójicamente, los medios escritos y televisivos concentrados, adictos a las actividades extractivas, los que impulsaron por antinomia su candidatura. ¿Cuándo aprenderá la derecha a no golpearse la cara con su propio búmeran?

Lo acusaron de todo, a través de 69 proceso judiciales. Sólo les faltó decir que era extraterrestre o que no tenía ombligo. Al MAS quisieron hacerlo menos, pero con esta amplia victoria popular, Goyo está renaciendo luminosamente como el Ave Fénix.

Ahora bien, veamos quiénes califican la corrupción en el país. Son el Poder Judicial y el Ministerio Público, antros considerados por nuestro pueblo como las instituciones más corruptas del Perú, donde pululan mafiosos operadores políticos de las clases dominantes y del gobierno de turno.

Cada día nos indignamos cuando vemos que ambas instituciones archivan a diestra y siniestra conocidos latrocinios de la derecha (Narcoindultos, Comunicore, Ecoteva, Gagó, etc.); y, por otro lado, declaran culpables a los que no tiene dinero para defenderse o valiéndose de triquiñuelas "legales" apresan a sus víctimas, preferentemente a los luchadores sociales. Ambos poderes son verdaderas cloacas, y constituyen una vergüenza internacional.

El triunfo de Gregorio Santos encierra dos mensajes. Uno para los mineros intoxicadores y otro para el gobierno humalista.

Primero, Cajamarca no quiere minería irresponsable y menos a Yanacocha; y segundo, el pueblo cajamarquino no tiene confianza en la justicia peruana, que aparte de estar corrupta, se somete voluntariamente a los dueños del Perú y al traidor Ollanta Humala que es su mayordomo.

Y cómo puede confiar en ella si no es limpia ni igual para todos. Pues mientras protege a Alan García y a otros megacorruptos, encierra rápidamente a los que se oponen al gobierno y a las empresas extranjeras depredadoras.

Este masivo triunfo electoral implica igualmente que a Goyo el pueblo ya lo absolvió, aunque el nefasto y corrupto poder judicial lo condene después en un acto de venganza.
 
Compañero Goyo: no creemos que tengas que pasar 28 años encarcelado como el gran Mandela, pues tu liberación es indetenible y caudalosa como tu apelativo político (“camarada Marañón”). Eres el Fidel moderno a quien la Historia y el pueblo ya absolvieron.

Hay una tempestad que viene de los Andes. Viene con fuerza. Tiene la energía de El Río de Javier Heraud y el acento épico de Romualdo en su “Canto Coral a Túpac Amaru” (Querrán matarlo y no podrán matarlo”).

Y, como lo previera el Amauta José Carlos Mariátegui, esta tempestad representará la verdadera independencia del Perú, ya está en marcha y nada ni nadie la detendrá. “Su voz herirá todas las conciencias sensibles. Es la profecía apasionada que anuncia un Perú nuevo”.

Finalizo con palabras de Vallejo, otro injustamente encarcelado: “Quiero escribir, pero me sale espuma / Quiero decir muchísimo y me atollo”… (“Ya va a venir el día; dale cuerda a tu brazo, búscate debajo del colchón, vuelve a pararte en tu cabeza, para andar derecho. Ya va a venir el día, ponte el saco”.

Ya va a venir el día, compañeros, pongámonos el alma.

Fuente:  Facebook de Jorge Pereyra.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger