Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

jueves, 12 de junio de 2014

Carta a un padre...

El 15 de noviembre de 2013 La señora Betty Rocha Araujo, escribió recordando a su padre lo siguiente:



"De versos a él le encantaban (y eso si lo tengo seguro) las "Coplas del payador perseguido" de atahualpa Yupanqui, también repetía en sus diarios dichos: "que culpa tiene el tomate de estar prendido en la rama..."; me encanta una canción de Atahualpa Yupanqui que creo dibuja a nuestro papá, es ésta mira.. una canción preciosa, la última estrofa es mas cierto que nada dice: "yo tengo tantos hermanos que no los puedo contar, y una novia muy hermosa...que se llama...Libertad" (con estos versos lo acusarán de izquierdista y no se de qué, cuasi terrorista y mil cosas, eso no importa, eso le gusataba a él, recuerda que se educó en el pedagógico nacional y también en Sociología leyendo los 7 Ensayos de Mariátegui y siempre que hablaba de él decía "El Amauta")

Aquí la canción de Atahualpa Yupanqui:


ATAHUALPA YUPANQUI - COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO


Los hermanos
(Yo tengo tantos hermanos)


Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar,
en el valle, la montaña,
en la pampa y en el mar.

Cada cual con sus trabajos,
con sus sueños cada cual,
con la esperanza delante,
con los recuerdos, detrás.

Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar.

Gente de mano caliente
por eso de la amistad,
con un rezo pa’ rezarlo,
con un llanto pa’ llorar.*

Con un horizonte abierto,
que siempre está más allá,
y esa fuerza pa’ buscarlo
con tesón y voluntad.

Cuando parece más cerca
es cuando se aleja más.
Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar.

Y así seguimos andando
curtidos de soledad,
nos perdemos por el mundo,
nos volvemos a encontrar.

Y así nos reconocemos
por el lejano mirar,
por las coplas que mordemos,
semillas de inmensidad.

Y así seguimos andando
curtidos de soledad,
y en nosotros nuestros muertos
pa’ que naide quede atrás.**

Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar,
y una novia muy hermosa***
que se llama ¡Libertad!.
(...)

"Buscando palabras en su viejo diccionario para definirlo a él, y no encuentro, no resumo... será el dolor, será la sorpresa, si estabas bien, por qué te fuiste?, si aún hacías tanta falta por qué te fuiste?, se cansó tu corazón??? no, no si nunca se cansaba, sólo se abatía y luchaba y luchaba, y otra vez de pie y otra vez al dicho constante de: la vida hija está hecha de multitudes facetas, uno se...cae y debe levantarse... Tengo un revoltijo en la cabeza, tantas cosas, tantas cosas... tu modo entrañable de querernos, tu memoria de elefante, tu brazo levantado en alguna protesta, aquellas protestas del alma; tus verdades como templos, tus desatinos, tu sinceridad a boca de jarro, tu falta de miedo, o tu enfrentamiento con los miedos... faltarán las palabras... tus manos siempre secas, siempre limpias, tu amor desaforado por los libros, tu vocación de maestro, tu recuerdo de los tiempos pasados: los abuelos, la casa grande, el patio soleado, las madreselvas, el pueblo, la gente... Yo me siento tan huérfana, igual que si te hubieras ido siendo yo niña Lobito, papá, loquito...no alcanzo.Celebro, entre mi tristeza, celebro papá, imagino, recuerdo (tres cosas que sé que te encantaría saber que ando haciendo)...

Celebro papá, el exquisito, el estupendo pobre que fuiste, y es que abundan superabundan hija los ricos miserables, como en la canción de Sabina.

Celebro que te hayas ido así, sin dolores, sin pisar el hospital, celebro al sauce fuerte del que estabas hecho...

También celebro, cómo no celebrarlo?, al sabueso en tu nariz, tu poderosísima intuición, tu relación con los sueños.

Recuerdo.

Recuerdo a tu perro Otelo, robándose los azotes que atí te dirigían, recuerdo al abuelo salvándolo 8 veces con escrticnina de la muerte por cianuro, yo admiraba a mi abuelo, y admiraba a Otelo...


Recuerdo al tío Ramón de Sorochuco, lo recuerdo porque trataba a su yegua como si tratara a una dama, y noblezas como aquellas hija, ya casi no hay... y a los Amayo cuánto pero cuánto los querías, y a los Arrúe...


Todo sin haberlo visto, todo porque tú tanto lo decías, tanto lo recordabas, tanto que me sigue encantando Otelo, y creo ver al tío Ramón y a la yegua que parecía una dama...

Y celebro mi Electra contigo, cargada en tu espalda casi recién nacida, a los 6 dormida en tu hombro, a los 14 peleando con tus celos terribles que nadie mire a tus niñas

Imagino

Imagino que allá a donde has ido, habrás encontrado al flaco manchego, flaquísimo como tú, loquísimo como tú, lamentarán ustedes, en largas charlas, que "ya no hay locos, que todo el mundo está cuerdo terrible, horriblemente cuerdo..." otra vez como canta Paco Ibañez.

La profesora Betty Rocha Araujo en la llegada de los ex alumnos sanjosefinos
Foto: Jorge Rojas Mori

18/11/2013

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger