Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

viernes, 28 de octubre de 2011

Opinión libre: Witotadas, 28 de octubre, del 2011

Por: Elmer Castillo Díaz

Tal parece que las cosas se pusieron color de hormiga para el segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade. Ni con su cansada cacareada y mil veces repetida defensa de ser un “luchador contra la corrupción”, lo salvará de un buen coscorrón por parte de la opinión pública y lo menos que puede hacer es renunciar a su alta envestidura. De lo contrario el estigma de ser uno más del montón pasará a la historia y los libros de texto de nuestros estudiantes.

Quise averiguar los datos y méritos del general de la Policía Nacional, Guillermo Arteta, dentro de su entidad. Me sorprendió saber que es considerado por sus sub alternos como “…es un caballerazo, leal y comprometido con la Institución…”. Qué pasó con Chehade, acaso pensó que no iba a salir esta información, o creyó que el poder podía superar tan terrible metida de pata. Cuántos “favores” ocultos más ha solicitado para empresarios y transnacionales para operar impunemente, pisoteando todos los derechos de los que no tienen los tentáculos que él si lo tiene. Todos los que, esperanzados, votamos por Ollanta para no ver actos corruptos en el gobierno, esperamos una sanción drástica a tan singular sujeto, sin necesidad de un juicio por parte del Congreso ni el Poder Judicial.

Si estos señores que se codean: tomando un cafecito, degustando un buen arroz con mariscos y brindando con un buen pisco sour con la crema y nata del “señor dinero”, ¿qué y cómo podríamos objetar a los “pichiruchis” de nuestras autoridades locales cuando autorizan licitaciones de poca y alta envergadura por debajo de la mesa? Tal vez por eso recomendé a un buen y cercano amigo que no se postule al Congreso, hubiese sido catastrófico tenerlo ahí, lo prefiero visitándonos y cantando “El ciprés” o la “Flor del café” con unas cuantas copas de más.

Por casi siete meses el tiraje de los diarios capitalinos incrementaron sus ventas con la desgracia de dos familias, sin importarles para nada el dolor y la desgracia, teniendo en vilo a todo el país. Desde los más serios hasta los “chicha”; el morbo, el chisme, la sangre, vende a raudales, lo que interesa es llenarse los bolsillos a costa del sufrimiento ajeno. El doctor Marco Aurelio Denegri nos dice que la prensa peruana se ha “magalizado” y todos los sectores están ávidos de este tipo de noticias, ¿alguien lo duda? Las dudas se han despejado, especialistas serios han declarado que el joven Ciro Castillo Rojo murió de “politraumatismo múltiple severo compatible con caída”, eso quiere decir, que se desbarrancó. Ahora, para no perder la noticia, ahondarán en “posibles” sospechas y conjeturas los medios de prensa.

Me quedé atónito al ver a dos jovencitos en pleno estado de ebriedad y con algo más en su organismo: denigrar, despotricar, insultar, golpear, a miembros de la Policía Nacional en plena dependencia policial. ¿Dónde estuvo el oficial de mayor rango cuando sucedían estos hechos? ¿Hubiera golpeado un civil ebrio y drogado a un subalterno en presencia del Coronel Jorge Monge Llanos? La Fiscalía, con una frescura que atemoriza a la clase pobre, los dejó libres al día siguiente sin formularles cargo alguno. Encima, los padres de estos “angelitos” se acercaron a la comisaria e insultaron a los miembros de la PNP por haber detenido a sus críos.

Personalmente me asquean este tipo de personas, piensan que el dinero y sus conexiones dentro de la Policía les dan todo el derecho para hacer lo que les da sus reverendas ganas con el personal subalterno. Se sabe que mientras más culta es una persona, su comportamiento para con los demás es de humildad. Si estos “señores” y sus vástagos viven en residenciales y seguro han estudiado en colegios y universidades de prestigio, protagonizan semejantes actos, imaginémonos por un segundo el otro lado de la moneda, ¡Dios!

Queremos ver si el Ministro del Interior pone un alto a estos “pituquitos” de dos por medio y por lo menos los pone en servicios comunitarios limpiando las calles y las letrinas públicas de su distrito con un uniforme luminoso y que la prensa, esa morbosa, siga con atención todos sus movimientos, a ver si los que insultan a la policía se abstienen la próxima vez que se meten su “ñatazo o sus clavos”. O si no, que los mande a las Rondas campesinas de Cajamarca y con unas cuantas ranas y sus correazos delante del todo el mundo se les quita lo “bacancitos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger