Páginas vistas en total

"Cuando el ánimo está cargado de todo lo que aprendimos a través de nuestros sentidos, la palabra también se carga de esas materias. ¡Y como vibra!"
José María Arguedas

lunes, 1 de julio de 2013

IZQUIERDA Y DERECHA. Delimitación política


“… si alguien de izquierda se pasa al centro, deja su esencia y deja de ser de izquierda; pero, si alguien de derecha se pasa al centro nunca deja de ser de derecha”.  Gregorio Santos.                                                                            

Por. Secundino Silva Urquía

Se habla mucho del antagonismo izquierda/derecha en la política, y pocos políticos se han esforzado en que el pueblo comprenda esto a cabalidad. Como el tema resulta largo y complejo, es necesario recurrir a los aportes elementales de la ciencia para aproximarnos al entendimiento: 

 

Aporte de la Filosofía.- El filósofo alemán Inmanuel Kant, sostiene que la diferente ubicación de nuestras manos, es la regla primera de toda orientación en el espacio: izquierda y derecha; o bien, representan la revelación misma del espacio como un marco de oposición permanente. Aunque están frente a frente y podemos unirlas, nuestras manos son irreconciliables en cuanto a su ubicación. Ninguna operación lógica puede resolver esta contradicción espacial absoluta; y ninguna concepción filosófica o espiritual puede poner una en lugar de la otra.  


De lo anterior puede deducirse la existencia o inexistencia del centro. Si definimos un espacio intermedio entre la izquierda y derecha, éste puede definirse como centro; de lo contrario no existe, y la separación entre izquierda y derecha sería un plano vertical imaginario.

Aporte de la Historia.- Sobre la base de la anterior concepción filosófica, que incluso se sustenta en la Física y la Geometría; la Historia nos cuenta que los adjetivos de izquierdas, derechas y centros, para analizar la posición política, se aplicó, por primera vez, después de la revolución francesa. La Asamblea Constituyente, inició sus funciones en 1792. Los diputados se dividieron en dos grupos antagónicos: el de la Gironda, que se ubicó a la derecha del Presidente, y el de la Montaña, que se situó a la izquierda. En el centro se ubicó la masa indiferenciada, llamada el Llano o la Marisma. Los girondinos deseaban restaurar la monarquía, mientras que los Montañeros propugnaban el cambio hacia un estado revolucionario. Así la izquierda se identificó con la posición revolucionaria y el grito por la "Libertad, Igualdad y Fraternidad". 

Análisis desde la política.- Los enfoques o análisis necesariamente tienen que partir de un marco social y económico existente. 

Actualmente, el sistema global hegemónico es el neoliberalismo, el mismo que propugna la poca o nula intervención estatal en la producción, distribución y los precios de los productos y servicios. Que los individuos y las empresas deben ser  los dueños de los principales medios de producción, de forma libre, con el propósito de ganar y acumular dinero. La consecuencia de esa estructura económica es que los de una clase minoritaria llegan a poseer el mayor porcentaje de de la riqueza de la nación; empresas transnacionales saquean sus recursos naturales o bien explotan a las mayorías empobrecidas con tarifas exorbitantes por servicios agua-alcantarillado, luz, gas o teléfono; por lo que millones de seres humanos se debaten en los límites de la pobreza y pobreza extrema. Así el neoliberalismo que se implantó desde la derecha, se muestra como un sistema intrínsecamente injusto y perverso, por lo que desde la izquierda se propone transformarlo o erradicarlo de raíz. 

El socialismo, en cambio, no necesariamente plantea la anulación de la propiedad privada, pero propugna que el estado que representa al colectivo popular, tenga el control de los principales medios de producción, con el propósito de propiciar una distribución equitativa de la riqueza de la nación; y solventar la construcción de una sociedad justa y sin desigualdades vergonzosas. Es por esto que la izquierda lo enarbola y propone a la colectividad organizarse para luchar e instaurarlo como sistema alternativo y con modelo económico inclusivo y equitativo. La libertad, soberanía e independencia; la equidad, inclusión y justicia social, son los objetivos fundamentales de su programa político.

Izquierda y derecha en el Perú.- En el Perú de hoy gobierna la derecha con un estado militarizado, aplicando el modelo neoliberal, extractivista y de exportaciones primarias. Como es lógico hay conflictividad política y social; y los movimientos de protesta surgen planteando cambios o alternativa a una realidad existente. Los conflictos largos e irresueltos como los generados por la pretendida imposición de mega proyectos mineros: Conga en Cajamarca, Cañariaco en Cañaris, tía María en Arequipa, de hidrocarburos en la selva, etc., nos dan luces para visualizar mejor la confrontación política existente entre los defensores y beneficiarios del modelo económico actual, y los opositores y perjudicados por las actividades extractivas de la mega minería. La izquierda, que no es anti minera, sino que cree que un modelo económico alternativo, más heterogéneo y sustentable es posible, actúa políticamente solidarizándose con la lucha tenaz de los pueblos afectados y en defensa de nuestros recursos no renovables; que los están regalando a precios irrisorios a las empresas transnacionales. Y éstas, por esa avidez de saquear nuestros recursos para ganar y acumular dinero, no respetan el medio ambiente ni la vida de nuestros campesinos y compatriotas.

Desde ese punto de vista, muy a pesar de los agoreros de la muerte o desaparición definitiva de la izquierda, ésta goza de buena salud y se está preparando con miras a las elecciones próximas. Algunas organizaciones políticas están dando grandes pasos para la constitución de un frente amplio de izquierda. Seguramente algunas organizaciones de derecha harán lo propio y en la misma perspectiva. Izquierda y derecha existen y coexistirán por siempre; incluso en permanente conflicto; pero en esa confrontación inevitable, y según la verdad kantiana, ninguna desaparecerá a la otra. Si la izquierda llega o toma el poder político, la derecha tampoco desaparece. En conclusión: si la política es enseñanza, educación, apostolado y arte de gobernar entre discrepancias y diversidades, la izquierda y derecha  son necesarias y hasta indispensables para la construcción de una verdadera democracia.

Lima, 01  de julio de 2013



0 comentarios:

Publicar un comentario

Chungo y batán Copyright © 2011 | Template created by O Pregador | Powered by Blogger